Un ganadero en su finca con falta de pastos por la sequía
Un ganadero en su finca con falta de pastos por la sequía - PEPE ORTEGA
EL CAMPO

Asaja alerta de una campaña agrícola «complicada» por la falta de agua y la caída de precios en Córdoba

Los herbáceos, cereales y olivar son los cultivos más afectados

Actualizado:

Algunos ganaderos de la zona norte de Córdoba se han quedado sin agua y tienen que llenar con camiones cisterna sus bebederos. A esto se une que los pastos no son suficientes porque no ha caído una sola gota en el mes de mayo y hay que alimentar el ganado con suplementos. Éste es el panorama que describía ayer el secretario de la patronal agraria Asaja Córdoba, Rafael Navas, a ABC.

Este colectivo viene alertando de esta situación que se está enconando desde hace ya un mes. La falta de pastos en las explotaciones agrarias hace que los ganaderos se enfrenten a un verano muy complicado sobre todo en las comarcas de la Sierra, Guadiato y Pedroches. El caso es que a la falta de lluvias se une el intenso calor que se ha vivido estos días, con temperaturas de hasta 38 grados en los primeros días de junio.

Navas recordó que el año agrícola va adelantado en más de un mes con respecto a ejercicios anteriores, lo cual está generando una gran preocupación a los ganaderos de esas comarcas, y les está obligando a suplementar con alimentos mucho antes de lo previsto, con el consiguiente incremento de costes que ello supone. A esto hay que añadir la necesidad de llevar agua a las explotaciones, lo cual supone otro coste extra que dificulta aún más la rentabilidad de estas empresas ganaderas.

En este sentido, Navas instó a comprobar los datos de siniestros de sequía abiertos en cultivos herbáceos extensivos para darse cuenta de la difícil situación que atraviesan los agricultores y ganaderos de la zona. Pero no son estos campos los únicos afectados por la escasez de lluvias.

El olivar también está sufriendo las consecuencias al adelantarse la floración y que ésta coincida con la falta de agua, con unas consecuencias de cara al año que viene inciertas. Y los cereales están «tocados» por la sequía, ha matizado el responsable de la patronal agraria. A esta situación dada por la climatología Navas suma la crisis de precios que afecta a todo el campo. «No valen nada ni las aceitunas, ni los cítricos, ni la vid. Las previsiones para el año que viene son complicadas», sentenció Navas. De momento, lo único que se salva es el regadío porque la cuota dada por la CHG es normal.