Aviso por la ola de calor en el verano de 2017 en un colegio de Córdoba
Aviso por la ola de calor en el verano de 2017 en un colegio de Córdoba - Valerio Merino
Inversiones

El Ayuntamiento busca prorrogar las ayudas para climatizar 19 colegios en Córdoba

El cogobierno considera imposible empezar las obras el 1 de julio, como prometieron IU y PSOE

CórdobaActualizado:

El mayor contrato de obras en manos del Ayuntamiento, que ha pasado de mala manera de gobierno a gobierno, está obligando a trabajar a marchas forzadas. El teniente de alcalde de Urbanismo. Salvador Fuentes (PP), mantuvo ayer un encuentro en Sevilla con los responsables de la Agencia Andaluza de la Energía que aporta casi nueve millones de euros con el objetivo de realizar las obras de climatización en 19 colegios de la capital. En el pasado mandato, las obras se fueron retrasando y retrasando hasta que la última fecha que se proporcionó fue la del inicio de las actuaciones el uno de julio de este año. Es decir, dentro de unos días, aprovechando la situación de que los niños ya no tienen clase y que realizar obras en los centros escolares es mucho más sencillo.

El problema es que las obras no van a empezar el uno de julio. Ni el dos, ni el cuatro. Ni probablemente se pueda a lo largo de este verano. Según las fuentes consultadas en el gobierno municipal, todos los contratos se encuentran informados a la espera de un dictamen de Intervención que tiene toda la pinta de ser negativo. Y el reloj de las ayudas corre. En función de la duración de la obra de cada colegio, los expedientes de ayudas comprometidas tienen un plazo de vencimiento que obliga a realizar las actuaciones y a justificar su idoneidad en un tiempo marcado. Las ayudas con menor plazo vencían pasado el verano y había riesgo cierto de que se perdiesen por llegar tarde al plazo de justificación de las mismas teniendo en cuenta de que no se ha puesto ni una tubería, ni un cable. Nada.

La estrategia municipal está siendo la de control de daños y evitar que se pierda un euro de dinero externo por los problemas de gestión que pudieran haber existido en el Ayuntamiento de Córdoba. En primer lugar, explorar la posibilidad de una prórroga de la vigencia de las subvenciones -se insiste, nueve millones de euros que pone Europa- con el objetivo de que las cantidades no se pierdan. Las prórrogas se tienen que pedir, si todo sale como está previsto, para las que tienen un vencimiento más próximo en el tiempo de forma que las que tienen más posibilidades de desarrollarse se hagan con normalidad.

Una de las cuestiones que hay que tener en cuenta en las ayudas a la climatización es que vienen de la Unión Europea. Para evitar casos de fraude o mala gobernanza, la comunidad ha aprobado una exigente normativa de justificación de ayudas que exige de auditorías externas que comprueben que el dinero se ha gastado en lo que se dijo pero además que garanticen que los objetivos se han cumplido. Es decir, que las aulas están más frescas que antes de las obras y que el consumo energético para mantener una temperatura óptima está funcionando. Todo ello lleva tiempo.

El segundo problema tiene que ver con la financiación misma del programa de obras. Un informe de Intervención advertía de un problema grave en la gestión de la climatización de colegios. El Consistorio tiene que poner una pequeña parte del proyecto que no llega al millón de euros. El anterior gobierno decidió que ese dinero saliera de las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS), un programa que se paga con el dinero del superávit. Intervención sostuvo que eso se hizo mal y remitió el millón de euros a la amortización de deuda. El Consistorio, pues, tiene que generar crédito presupuestario para la realización de este proyecto detrayendo el millón de euros de cualquier otra partida que no se va a gastar.