Macetones colocados en el Puente Romano
Macetones colocados en el Puente Romano - Valerio Merino
Seguridad

El Ayuntamiento de Córdoba tarda casi un año en comprar barreras contra atentados

El Consistorio tramita ahora la petición realizada por el exedil Aumente en septiembre de 2018

CórdobaActualizado:

La Policía Local de Córdoba está en proceso de adquisición de 18 columnas para la creación de barreras con las que prevenir atentados terroristas como los que tuvieron lugar en Barcelona o Niza que se han revelado como la forma que tiene el yihadismo de causar mucho dolor mediante ataques que no exigen de una gran preparación específica: robar un vehículo de cierto tonelaje y embestir en zonas muy transitadas.

La operación la inició el anterior gobierno -el exteniente de alcalde de Seguridad, el socialista Emilio Aumente- pero por razones que se desconocen ha tardado casi un año en ponerse en marcha a pesar de que se trata de un asunto altamente sensible. Aumente firmó digitalmente la petición de adquisición el 24 de septiembre del pasado año pero no se ha puesto en marcha hasta el pasado nueve agosto.

Por presupuesto no es porque el contrato es verdaderamente barato teniendo en cuenta de que se trata de elementos verdaderamente útiles cuando las cosas se ponen en lo peor. El gobierno anterior dejó consignada la petición del jefe de la Policía Local, Antonio Serrano, de adquirir estos elementos por un valor que no llega a 30.000 euros. Pero exclusivamente consignada. Nada más.

El Ministerio del Interior estableció en 2017 la directiva interna que afecta a los cuerpos de seguridad, a las empresas de seguridad privada y a la propia ciudadanía sobre qué hacer en caso de atentado. La ubicación de barreras en lugares muy frecuentados es, desde entonces, una petición expresa, según el documento firmado por el entonces secretario de Estado de Interior, José Antonio Nieto. Los cuerpos de seguridad realizaron una serie de reuniones de carácter técnico con el objetivo de establecer criterios comunes para zonas a proteger. Desde entonces, el Puente Romano o la Puerta del Puente tienen colocados grandes maceteros que blorquerían una embestida con un vehículo de motor.

El informe firmado por el jefe de la Policía Local asegura que se están utilizando elementos como bloques de hormigón, pivotes fijos o maceteros. Lo que el responsable policial sostiene es que estos elementos son válidos en aquellos lugares donde se actúa de forma fija pero este tipo de barreras hay que colocarlas en eventos que se organizan en la calle con carácter temporal. Ello obliga a un procedimiento de montaje y desmontaje para el que no se cuenta con personal. Las barreras antiembestidas, de las que el Consistorio ya dispone de alguna unidad, son la solución más barata y simple que se tiene en el mercado.

Las barreras antiembestidas son, en realidad, columnas independientes que se van conectando entre sí hasta crear una barrera contudente capaz de contener los golpes de vehículos de cierto tonelaje. Se colocan sin herramientas y su desarrollo es configurable. A mayor número de columnas que se agregan, mayor es, también, la superficie a proteger. La Policía Local tiene previsto colocarlas en lugares de desarrollo de acontecimientos no habituales como actos deportivos, culturales, sociales o religiosos.

Se trata de elementos montados a base de acero que disponen de brazos que golpean el bloque motor cuando se produce el choque. Se encuentran homologados para detener vehículos de una velocidad y un peso determinados. Además, llevan ruedas desmontables con el objetivo de que sea más sencillo todo el procedimiento de colocación por parte de los funcionarios municipales cuando se decide llevar a cabo la protección de un lugar determinado durante unas horas concretas.