«Showcooking» del último Califato Gourmet en el Círculo de la Amistad
«Showcooking» del último Califato Gourmet en el Círculo de la Amistad - VALERIO MERINO
MUNICIPAL

El Ayuntamiento todavía no ha pagado el Córdoba Califato Gourmet del año pasado

Un problema de fechas del anterior gobierno deja la factura en un limbo municipal

CÓRDOBA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Ayuntamiento de Córdoba no ha pagado aún su aportación económica a la celebración del Califato Gourmet de 2018, la principal cita de la alta cocina en la ciudad, cuando ya se conocen las fechas y los nombres que participarán en la próxima edición, que arranca el 14 de octubre su sexta cita anual. El asunto forma parte de un embrollo de fechas, de un asunto de gestión, que podría haberse evitado, explican en el gobierno municipal actual, con una mejor administración de las cosas. El problema suscitado ha llevado la factura del evento, en el que el Ayuntamiento aporta unos 18.000 euros IVA incluido, a ese limbo del que se sale con mucho esfuerzo.

El Córdoba Califato Gourmet es una iniciativa privada de una empresa, Bumm Eventos, que reúne a lo más granado de la gastronomía nacional y ha logrado la complicidad con el sector local mediante las acciones que lleva a cabo. El Ayuntamiento aporta parte del dinero ya que tiene financiación privada de los patrocinadores que intervienen en el montaje de los distintos eventos.

El problema con la factura de 2018 se produjo porque el gobierno municipal de la anterior corporación no aprobó oficialmente el gasto en la Junta Local de Gobierno hasta el nueve de enero de 2019, según la certificación disponible de esa reunión. La quinta edición del Califato Gourmet se había realizado en el mes de octubre anterior. Cuando se produjo la tramitación del pago, los responsables de la fiscalización interna municipal repararon la factura al entender que, en este tipo de cuestiones, primero se tiene que realizar la gestión administrativa del gasto y, con posterioridad, desarrollar el acto. Y no al contrario.

El gasto se autorizó en enero, meses después de que se celebrasen las actividades a patrocinar

Metidos ya en 2019, la factura de la aportación se tiene que meter en unos procedimientos específicos que se conocen como reconocimientos extrajudiciales de crédito. El Área de Hacienda monta paquetes colectivos de gastos que se han generado con posterioridad al cierre del ejercicio económico. Para ello, antes se crea una partida específica dotándola de recursos y se lleva al Pleno previo informe de la Intervención. Lo que viene a ser un sinvivir para los proveedores, que han prestado el servicio y han cubierto los costes relacionados con la organización del evento, en este caso relacionado con la alta cocina.

El actual gobierno municipal ha garantizado que el Califato Gourmet de 2018 se pagará en cuanto se cubran todos esos trámites. Aseguran que el Instituto Municipal de Turismo, en manos de Cs, garantiza la continuidad del apoyo municipal a este ciclo pero que poco pueden hacer sobre una situación que ya venía envenenada. Bastaba, explican en el departamento que dirige Isabel Albás, con haber aprobado el gasto antes de la celebración del evento para evitar perjuicios a terceros. Las cantidades que se destinan al ciclo de la alta cocina de 2018 salieron de las cuentas de publicidad del Plan de Grandes Ciudades, un convenio a dos bandas entre el Ayuntamiento y la Junta cuyo desarrollo corre a cargo de la institución municipal. Ni siquiera son fondos estrictamente municipales.