El banderillero, en el suelo, tras la cogida
El banderillero, en el suelo, tras la cogida - ABC
TOROS

El banderillero cordobés Reyes Mendoza, con una severa lesión ocular tras una cogida en Las Ventas

El subalterno sufre desprendimiento del globo ocular izquierdo, parálisis del nervio de la cara y daños en el tabique nasal

CÓRDOBAActualizado:

El banderillero cordobés Reyes Mendoza está atravesando un auténtico calvario a raíz del percance que sufrió el pasado domingo en Las Ventas, al padecer «desprendimiento del globo ocular izquierdo, fractura de la órbita ocular, daños severos en el tabique nasal y parálisis del nervio de la cara».

Así lo ha confirmado este miércoles a Efe el doctor Máximo García Padrós, encargado de intervenirlo en un primer momento en la enfermería de la plaza, momentos después de que el subalterno de la cuadrilla del novillero Javier Moreno «Lagartijo» perdiera pie en la misma cara del segundo novillo de la tarde y este le propinara varios derrotes secos en la cara.

Además de estas importantes lesiones, el subalterno también sufre «mareos, fuertes dolores en la cara, problemas a la hora de respirar por la nariz y visión doble», ha añadido el galeno.

Reyes Mendoza ha pasado estos últimos días a caballo entre la clínica de la Fraternidad de Madrid y la Fundación Jiménez Díaz, en cuya unidad de Oftalmología le están realizado más pruebas para que, una vez remita la inflamación en la cara, pase nuevamente por el quirófano el próximo 8 de mayo.

Una vez sea operado ya se podrán concretar las posibles secuelas que puedan quedarle y los plazos de recuperación de cara a poder hacer una vida normal y volver posteriormente a los ruedos.