Economía

ABB basa los despidos en Córdoba en el proteccionismo de EEUU y la competencia de Asia

La compañía suiza niega que la venta a Hitachi haya motivado el ERE, como denuncian los trabajadores

CórdobaActualizado:

La empresa ABB insiste en que los despidos planteados en su fábrica de Córdoba no tienen nada que ver con la operación de venta del negocio de «power grids» a Hitachi, sino con la situación del sector. Un portavoz oficial de la empresa apuntó ayer a ABC Córdoba que «esta decisión se hace necesaria exclusivamente para dotar de competitividad a la compañía y viabilidad a la actividad de fabricación de transformadores desarrollada en Córdoba y Trapagaran [la fábrica de Bilbao], dada la caída de pedidos y la falta de rentabilidad del ensamblaje de interruptores de alta tensión». ABB achaca la situación a «la entrada de nuevos competidores asiáticos de bajo coste a través de una oferta comercial de precios agresiva y el fuerte proteccionismo que están implantando zonas geográficas donde se exportan estos transformadores». La empresa parece referirse así a los fuertes aranceles impuestos por Donald Trump en Estados Unidos.

Por otro lado, el delegado de Empleo, Ángel Herrador, manifestó ayer a ABC que el ERE de ABB «es motivo de doble preocupación; en primer lugar, por el futuro de los trabajadores de esta factoría emblemática en Córdoba, y, luego, por la perdida de empuje empresarial en un sector como el industrial que tanta falta hace en la provincia y en una empresa como ABB que siempre ha sido referente y tiene un valor importante para esta ciudad». La Junta ha ofrecido ayudas si se retira el ERE.

Isabel Albás (Cs), primera teniente de alcalde del Ayuntamiento, se reunió ayer con los trabajadores para mostrar su preocupación. Albás señaló que «vamos a apostar para que ABB crezca en Córdoba». «Nos dejaremos la piel para que estas 49 familias no se vean en una situación complicada», señaló.

Por último, la concejala de Empleo del Ayuntamiento de Córdoba, Blanca Torrent, reconoció que «no tenemos competencias sobre el empleo», pero aun así quiso mostrar su «apoyo incondicional» y el del alcalde, José María Bellido, a los trabajadores. «Nunca hay que perder la esperanza», recordó.