Bellido y Albás, durante uno de los debates de candidatos de la pasada campaña electoral
Bellido y Albás, durante uno de los debates de candidatos de la pasada campaña electoral - Valerio Merino
AYUNTAMIENTO

Bellido se ve con Albás y se muestra «convencido» de que PP y Cs pueden cerrar un «acuerdo» en Córdoba

El alcaldable popular contacta también con el presidente de Vox en Córdoba y le muestra su «disposición al diálogo»

CórdobaActualizado:

El candidato a la Alcaldía de Córdoba del PP (formación que ganó las elecciones municipales), José María Bellido, ha informado hoy, día 4 de junio, a través de su cuenta oficial de Twitter de los primeros contactos para la conformación de un «gobierno del cambio» en la capital. Los populares obtuvieron nueve ediles; Cs, cinco y Vox, dos -en nuestra ciudad, la mayoría absoluta está en 15 concejales-.

Bellido, que salvo sorpresa histórica se convertirá en nuevo alcalde de Córdoba, ha comunicado que «ayer mantuve una cordial reunión» con la alcaldable de Cs, Isabel Albás. El objetivo del encuentro era «sentar las bases de la negociación que permita un gobierno del cambio» en Córdoba.

El número uno de la lista del PP ha añadido que «hay disposición absoluta» para el diálogo. Ha precisado que queda pendiente que la formación naranja «configure su equipo negociador» para cerrar la primera reunión.

Bellido se ha mostrado «convencido» de que ambas fuerzas pueden cerrar un «acuerdo basado en programa y proyectos», una vez que se ha producido ese encuentro con Albás.

El cabeza de lista de los populares, igualmente, ha hecho público que también se puso en contacto con el presidente de Vox Córdoba, Alejandro Hernández. Ha asegurado que «le mostré mi disposición al diálogo». «Confío en volver a hablar con él en los próximos días», ha señalado finalizando la serie de mensajes que ha lanzado en Twitter.

A día de hoy siguen abiertas distintas posibilidades: la de un cogobierno PP-Cs con apoyos desde la oposición de Vox o la configuración de un «tripartito», fórmula que, sobre todo, no entusiasma en el partido naranja.