El mercado de Ciudad Jardín tiene un veinte por ciento de sus locales vacíos
El mercado de Ciudad Jardín tiene un veinte por ciento de sus locales vacíos - RAFAEL CARMONA
ACTUALIDAD

«Cada día se hace más difícil vender en la plaza de abastos»

Los tenderos de Ciudad Jardín y Sector Sur afirman que abrir un puesto en los mercados es «arriesgarse para nada»

CÓRDOBAActualizado:

No abastecen como antes los mercados de barrio en Córdoba. Entre puestos vacíos, deterioro de instalaciones y competencias de grandes superficies levantan sus persianas a diario los tenderos. En Ciudad Jardín y Sector Sur, dos de las plazas más señeras, coinciden sus comerciantes en que abrir el negocio es «arriesgarse para nada», según contaron ayer a ABC. Unos mantienen el puesto porque es heredado, otros ya tienen fecha de partida.

En el mercado de Ciudad Jardín despacha Leonor pan y también sirve desayunos. Este último servicio le salvó de la competencia. Ha visto dos panaderías llegar e irse, en cuestión de dos meses, y como estas, también a sus dos hijas. «Una abrió un puesto de congelados y otra una frutería pero sólo estuvieron seis meses porque porque cada día se hace más difícil vender», contó Leonor, que va a cumplir cinco años con su panadería-cafetería. «Cuando abrí estábamos en plena crisis y venía más gente que ahora», añadió.

Manuel Ruz, detrás de un mostrador de encurtidos, apuntó que «la gente no quiere entrar porque en el mercado hace más calor que en la calle». Llevan más de cuatro años pidiendo el cambio del sistema de climatización porque el actual es de aire-agua y sólo genera humedad en el ambiente.

Y en otro puesto, Manuel, que es carnicero, lleva ocho años en la plaza y aunque «sobrevive», según contó, considera que abrir un negocio en el mercado es «un riesgo que no compensa». «El aspecto no es bueno, algunas paredes están desconchadas, azulejos partidos, hay dos suelos diferentes», comentó sobre las instalaciones, «pero es que encima no hay aparcamiento», añadió.

La compra, sin alegría

El mismo problema apuntaron en el mercado del Sector Sur, cuya situación es «desesperante» para María José Sierra. «Habría que poner puestos variados, solucionar el problema del aparcamiento y devolver el mercadillo donde estaba, porque nos daba la vida», añadió Sierra. Los supermercados que se han establecido alrededor «tampoco ayudan» y por supuesto, la situación económica del barrio.

Rafael Sánchez, que con su pescadería también suma 40 años, opinó que «lo que falla es el dinero. Este es un barrio al que le gusta vivir y comer y si estuvieran trabajando, unos se atreverían a montar un negocio y otros a comprar más». Sánchez se muestra optimista porque además de arreglar las goteras que presenta el local, está a la espera de realizar otros proyectos para activar la venta. Los mercados de barrio no se dan por vencidos.

El aire en Ciudad Jardín, tras el verano

El ayuntamiento comenzará en septiembre los planes para reactivar los mercados de barrio, con prioridad al cambio del sistema de climatización en Ciudad Jardín, cuyo proyecto quieren que se adjudique «antes de final de año, igual que el de la Corredera», con la misma necesidad, según contó a ABC el titular de la delegación de Mercados, David Luque.

También en Ciudad Jardín se trabaja por «la creación de un punto limpio para evitar olores», al que Sadeco «le está buscando ubicación». En la plaza del Sector Sur planean «crear una superficie para productos secos que sirva de incentivo». Esto está en fase de redacción y la Asociación de Comerciantes decidirá.

Y lo más importante, en septiembre empezarán a adjudicar nuevos puestos, empezando por el mercado de Corredera y después en el de Sector Sur. 2008 es la fecha del último concurso y desde entonces los mercados están en «precario» apuntó Luque.