El Cajasur celebra el título
El Cajasur celebra el título - José Luis Hidalgo
TENIS DE MESA

El Cajasur amplía su leyenda al ganar la quinta Liga

El conjunto de Priego certifica el título tras imponerse al Arteal de Santiago (4-1)

Priego de CórdobaActualizado:

Ser el mejor de todos no es una cuestión menor. Por ello, el Real Club Priego tenis de mesa tiene un motivo de orgullo con su Cajasur. Anoche, por quinta vez en su historia, se proclamó campeón de Liga, de la Superdivisión, como se conoce de manera comercial, tras vencer al Arteal de Santiago de Compostela.

De esta forma, además, consolida su mandato en el tenis de mesa español, puesto que revalida el título que ya consiguió la temporada pasada. Eso sí, con condicionantes muy distintos. Porque el curso pasado todo fue perfecto hasta el punto de que lo completó ganando todos los partidos.

Por el contrario, en esta temporada se ha ido encontrando múltiples obstáculos que ha tenido que ir sorteando. Especialmente, el de las lesiones que le complicaron hasta el extremo. Empezó con la de André Silva, siguió con la de Carlos Machado a la que sumó de manera simultánea la de Alejandro Calvo. Por si no fuera bastante, Qiyao Han tuvo alguna traba administrativa y no pudo llegar a España hasta después de la quinta jornada. Y a eso debía sumar que la incompatibilidad de agenda le impedía contar en algunas ocasiones con Diogo Carvalho.

Pero sacando su gen ganador e irreductible, el Cajasur Priego fue capaz de sobreponerse a todo hasta llegar anoche al partido clave de la temporada con dos puntos de ventaja sobre el Arteal cuando tan sólo quedaban seis por jugarse. Es decir, un triunfo y gracias al average, le garantizaba el título. Y ahí dejó su impronta de campeón ante un equipo que ha ido creciendo de manera adecuada como es el caso del compostelano. Si cabe, el partido tenía su pizca de morbo y nostalgia, puesto que el Arteal estaba compuesto por dos ex del Cajasur como Enio Mendes y Moisés Álvarez, un prospecto salido del Centro de Tecnificación.

Como era de esperar en la contienda entre el primero y el segundo clasificado de la Liga, la igualdad fue la nota dominante en los dos primeros partidos. De salida, hubo un interesante duelo entre portugueses que dirimieron Carvalho y Mendes. Ganó el del Cajasur, puesto que sacó a relucir su derecha, considerada como una de las mejores de Europa. Pero el del Arteal, ex de la escuadra prieguense, le puso en serias complicaciones.

Después, en un choque vibrante de zurdos, Qiyao Han terminó con la bisoñez de otras ocasiones el punto ante un sólido Manhani. El duelo ofreció puntos espectaculares, pero en lo material suponía un empate que complicaba el sueño del Cajasur.

Para enmendarlo, Carlos Machado en el partido ante el también prieguense Moisés Álvarez, estableció un 3-0 en el parcial. Con todo, el choque estuvo muy reñido en la primera manga, ya que el alumno discutió al maestro el triunfo. Después, Machado fue mejor y ganó con autoridad.

Calcó el marcador Carvalho contra Manhani, si bien en los dos primeros se vio obligado el portugués a remontar las buenas maneras del brasileño. En el tercero, la tónica fue distinta y el luso puso en bandeja la Liga. O Machado o Han podían pasar a la gloria. Y ésta no esperó, Carlos Machado se rehizo al 0-1 inicial de Mendes para certificar la quinta Liga de un Cajasur que amplía su leyenda.