Tren de cercanías del Campus de Rabanales
Tren de cercanías del Campus de Rabanales - VALERIO MERINO
TRANSPORTE

El Cercanías de Córdoba no estará listo para el inicio del curso

Fomento aún tienen que firmar el contrato definitivo para que Renfe empiece con las operaciones finales del proyecto

Córdoba Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las gestiones que aún son precisas, los retrasos y los preparativos obvios que tiene que realizar Renfe van a impedir, según las previsiones más realistas, que el nuevo tren de cercanías que unirá Alcolea, el Campus de Rabanales, Córdoba y Villarrubia vea la luz de forma coordinada con el inicio del curso académico de la Universidad de Córdoba.

Todas las previsiones, así como la agenda prevista de los altos cargos del Gobierno, señalan al mes de octubre como la previsión más sensata de puesta en marcha del nuevo sistema de transporte, que supone todo un reto, ya que llevará por primera vez a la realidad la teórica demanda de público suficiente como para mantener un servicio diario sin un quebranto de las arcas públicas.

En principio, no será posible sostener por unas semanas la previsión realizada por la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que fue quien dijo que todo estaría listo para el primer mes tras las vacaciones. La realidad es que el contrato programa previsto entre el Ministerio de Fomento y Renfe ni siquiera se ha podido firmar como consecuencia de las distintas gestiones y trámites de un acuerdo que supone el desembolso hasta 2027 de 9.600 millones de euros como consecuencia del reconocimiento de líneas de Obligación de Servicio Público, la figura que establece la financiación del Estado para un servicio que, si no hay novedades, costará 1,93 euros a expensas de que se conozcan los distintos títulos de viaje que pone Renfe en circulación.

El contrato de la Administración General del Estado con Renfe podría quedar finiquitado en las próximas semanas a expensas de que se produzcan las aprobaciones administrativas. Con posterioridad, Renfe necesita un tiempo de adaptación para finalizar las gestiones necesarias para el inicio del servicio.

La compañía ha adelantado algunas cuestiones como la formación de los maquinistas para el uso de los trenes que se van a utilizar. Sin embargo, faltan algunas cuestiones necesarias como el equipamiento de las estaciones de las barriadas, que se repararon por ADIF, en materias como la instalación de máquinas de venta de billetes. La compañía ya ha trasladado a la Administración que necesita apenas unas semanas para este tipo de trámites.

La situación implica que, en primer lugar, se pondrá en marcha el servicio ferroviario a Rabanales y, posteriormente, comenzarán las operaciones para la prolongación entre las barriadas y lacapital con una media de doce servicios diarios. El sistema obligará a una reforma de las líneas de Aucorsa para adaptarse a las nuevas circunstancias. Se trata de un asunto algo más complejo de lo que parece puesto que los servicios de la periferia se prestan por empresas externas con contratos cerrados de varias anualidades.