Entrega del dictamen de Cercanías, hace un año
Entrega del dictamen de Cercanías, hace un año - ARCHIVO
TRANSPORTE

El cercanías de Córdoba, pendiente de su coste

Reclaman el inicio del tren condicionado a que Renfe baje el coste del billete y del déficit

CÓRDOBAActualizado:

El coste del billete del cercanías, lo que Renfe quiere cobrar por el servicio, se ha convertido en el único escollo evidente para la puesta en marcha del servicio de movilidad, según la información que ofreció ayer la alcaldesa de Córdoba a la mesa que ha trabajado desde el punto de vista técnico y vecinal. El mensaje lanzado por estos colectivos fue ayer claro. Se cumplen las condiciones para que los trenes empiecen a circular de forma inmediata aunque la compañía ferroviaria tiene que ofrecer condiciones similares a las que tienen ciudades como Sevilla o Málaga, explicó el presidente del Consejo del Movimiento Ciudadano, Juan Andrés de Gracia.

La alcaldesa tiene previsto cerrar el contrato con Renfe que está prácticamente escrito. En estos momentos, el operador público pretende cobrar los servicios como media distancia (salvo Rabanales, que ya tiene la catalogación de Obligación de Servicio Público, con financiación estatal). «No queremos que se haga negocio con nosotros», explicó escuetamente De Gracia al término de la reunión.

Ahorrar dinero a la ciudad

El coste real del servicio tiene que ver directamente con lo que las administraciones pagan para sostener el déficit del precio de los billetes no cubre la totalidad de la actividad. La consideración de cercanías, y en un futuro la calificación de OSP, serviría para ahorrar mucho dinero a la ciudad y a la Junta que son las únicas administraciones dispuestas a pagar por ello. Actualmente, el acuerdo pasa por que el Gobierno andaluz abone el 40 por ciento del déficit mientras que el Consistorio corra con el 60 por ciento principal.

El mensaje clave es que la Junta «tiene que incrementar la participación» y el Gobierno central ha de entrar en la financiación en pie de igualdad con otros sistemas ferroviarios de cercanías. El planteamiento es empezar ya con un servicio que pruebe la efectividad del servicio para arrancar en enero de 2018 con un sistema más estable que cuente con dinero de todas las partes. El PP llegó a estudiar que el sistema se realizase por medio de una empresa privada si el coste efectivo era menor aprovechando la liberalización de los servicios ferroviarios de la UE, una opción que quedó descartada.