Apeadero de trenes en la barriada de Alcolea
Apeadero de trenes en la barriada de Alcolea - V. M.
ANTIGUO METROTRÉS

El Cercanías de Córdoba, pendiente de más estudios y un acuerdo con Renfe

la Junta tiene pendiente aún realizar un análisis de la demanda real del servicio

CÓRDOBAActualizado:

Que el Cercanías -proyecto anteriormente conocido como «Metrotrén»- pasaría del papel a la escena antes de que acabase 2016 ha pasado ya oficialmente a la lista de promesas rotas. El medio de transporte llamado a unir los barrios de la periferia y el Centro, en primera instancia, fue un proyecto planteado por el Ayuntamiento de José Antonio Nieto (PP) que Isabel Ambrosio (PSOE) retomó ampliando el radio de acción y enlenteciendo tiempos.

La regidora, pese a centrar sus competencias en la capital, apuesta por crear un eje de comunicación entre Palma del Río y Villa del Río. Una vocación de máximos que hoy por hoy no ha pasado de las declaraciones políticas y las reuniones técnicas entre administraciones. De hecho, ha caído en saco roto el compromiso «irrenunciable» de que al arranque de 2017 estaría todo listo para, al menos, poner trenes a circular entre las paradas de Alcolea y Villarrubia.

En 2015, el gobierno de Nieto dejó prácticamente cerrado un contrato con Renfe que fue descartado por el cogobierno de PSOE e IU, que dudó de los pasos realizados e inició su propio expediente. En él, el «Metrotrén» Villarrubia-Alcolea pasa a ser una fase de un proyecto más ambicioso que abarcaría la provincia. Había que hacer nuevos cálculos.

Tanto la plataforma Metrotrén Ya, que encabeza la protesta ciudadana por la implantación del servicio, como el Consejo del Movimiento Ciudadano han revelado su preocupación por la tardanza de la Junta en facilitar los datos necesarios para avanzar. Según aseguró el presidente de la plataforma, Israel Ortega, la alcaldesa les informó durante una reunión celebrada en diciembre de que se vería con los interlocutores de Renfe en cuestión de días.

Desde la operadora ferroviaria niegan que se haya producido tal reunión, e insisten en que hasta que el Ayuntamiento no facilite «los números» no habrá avance. Por su parte, el presidente del Consejo del Movimiento Ciudadano, Juan Andrés de Gracia, recuerda que el objetivo es que un servicio indispensable como este no cueste dinero a la ciudad. «Renfe financia los servicios de cercanías en todas las ciudades», afirmó, por lo que la inversión del Ayuntamiento no puede ir más allá de «su puesta en marcha». De lo contario, la empresa estaría «haciendo negocio con los cordobeses».

Infraestructuras

Entretanto, el proyecto en cuestión, llámese Cercanías o Metrotrén, no ha encontrado reflejo presupuestario en las cuentas de la Junta de Andalucía para 2017 y lo que no está en los presupuestos, no existe. De Gracia considera que el Gobierno andaluz debe ir más allá de sufragar el 40 por ciento del déficit de explotación, puesto que en otras ciudades andaluzas está financiando medios de transporte como el tranvía.

Lo que sí se ha avanzado es la infraestructura necesaria para su puesta en marcha, al menos en la capital. El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), dependiente del Gobierno, ha ejecutado obras por valor de tres millones de euros en las estaciones de las barriadas periféricas de Villarrubia, El Higuerón y Alcolea. Éstas servirán de apeadero si se firma el acuerdo con Renfe, que pondría los convoyes para circular por el término municipal en esta primera fase del reconsiderado Metrotrén.