Actividades de Ríomundi en la Ribera de Córdoba
Actividades de Ríomundi en la Ribera de Córdoba - Rafael Carmona
URBANISMO

La comisión del Casco Histórico de Córdoba no tendrá consecuencias en este mandato

Los retrasos provocan que no pueda influir sobre Semana Santa o Cruces

CórdobaActualizado:

La comisión de usos del Casco Histórico afronta sus últimos trabajos sin que en este mandato se pueda esperzar materialización alguna de las recomendaciones que aún tiene que expresar en un dictamen que no estará, previsiblemente, antes del próximo día 15, que es cuando se tiene previsto realizar la última de las reuniones. El grupo ha trabajado durante los últimos cuatro meses en sesiones intensivas con el objetivo de elevar un texto consensuando al gobierno municipal con el objetivo de establecer normas sobre usos en el Casco Histórico que ayuden a una mejor convivencia entre los vecinos de la zona, los usos empresariales y, sobre todo, la organización de grandes acontecimientos.

El contexto es importante. La comisión de usos del Casco fue una exigencia de Ganemos para firmar los acuerdos políticos con el cogobierno. Y ha venido incidiendo en ella pese a que el PSOE tampoco es que estuviese loco por cumplir ese acuerdo. La medida se adoptó con un tema encima de la mesa: la nueva carrera oficial de la Semana Santa. La verdad verdadera es que, por mucho que se desgañiten sus miembros, la corporación municipal ha pasado y ninguna de los grandes acontecimientos que tienen lugar en el Casco se van a ver afectados por el dictamen definitivo.

Consenso

En las reuniones se ha constatado que existe mucho consenso en algunas cuestiones pero ninguno en otras. Por ejemplo, sobre la Semana Santa no se ha puesto en tela de juicio que la carrera oficial se haga donde se está haciendo pero sí que haya palcos tan cerca de la Mezquita. De hecho, la recomendación del grupo será que se busque un nuevo emplazamiento para los palcos que están más cerca del monumento, en Torrijos, y se busque una ubicación más cercana al Paseo de la Ribera con el objetivo de ganar en seguridad. El gobierno municipal no tiene, de momento, ninguna negociación abierta con la Agrupación de Cofradías. El mensaje es claro: se escucharán los argumentos pero el diseño definitivo corresponde, como siempre, al gobierno de la institución municipal.

En las Cruces, se han producido no pocos debates y es un asunto sobre el que no existe una posición unánime, explican las fuentes consultadas. Hay organizaciones que defienden, directamente, la vía granadina, que es la prohibición directa de que los recintos puedan tener barra, lo que ha reducido notablemente las molestias que se generan en la ciudad andaluza. Otras posiciones son más conciliadoras. Entienden que se trata de una fuente de financiación que debe estar vinculada siempre a organizaciones sin ánimo de lucro pero que debe estar vetada a empresas privadas (que siempre tienen la salida de crear una asociación cultural que les dé amparo). También ha habido propuestas para limitar el tipo de alcohol que se vende en estas barras para mantener unos productos básicos eliminando, en pocas palabras, los combinados.