Exposición en un Encuentro Internacional de Joyería, en la Diputación
Exposición en un Encuentro Internacional de Joyería, en la Diputación - ARCHIVO
INDUSTRIA

La competencia internacional frena la concesión del IGP a la joyería de Córdoba

Países como Bélgica ponen objeciones a que la UE otorgue el distintivo, similar a la Denominación de Origen

CÓRDOBAActualizado:

Desde hace poco más de un año la Asociación Provincial de Joyeros, Plateros y Relojeros San Eloy tiene en marcha un proyecto en el que esta industria con un gran peso en la capital ha depositado muchas esperanzas. Se trata de la concesión por parte de la Unión Europea (UE) del distintivo de Indicación Geográfica Protegida (IGP), un hito que la presidenta del colectivo orfebre, Milagrosa Gómez, está convencida de que, si se hiciera realidad, sería un auténtico espaldarazo al sector, aquejado de una profunda crisis desde hace varios años.

La dirigente empresarial informó a ABC de que todo este proceso comenzó a gestarse en noviembre de 2015. Fue entonces cuando la asociación presentó en Bruselas su propuesta para contar con este sello, un expediente al que posteriormente se han incorporado los sectores del mármol de Macael (Almería) y de la piel de Ubrique (Cádiz) para hacer más fuerza ante las autoridades comunitarias.

Gómez reconoció que en los últimos meses ha habido pocas novedades respecto a la tramitación del expediente. «Es un proceso lento en el que no hay marcados plazos concretos, pero desde allí nos dicen continuamente que las perspectivas son buenas», subrayó. La representante del sector orífice afirmó que «para nosotros sería fantástico que la aprobación por parte de la UE se produjera a lo largo de este año, pero no podemos asegurarlo».

El principal escollo para que la joyería cordobesa, formada por un millar de empresas que dan empleo a unas 15.000 personas, pueda alcanzar este objetivo se encuentra en otros países de tradición orfebre que han puesto algunas objeciones al expediente. Gómez indicó que estados miembro como es el caso de Bélgica se niegan en principio a la concesión de la IGP para el sector cordobés por «entender que eso supondría colocar a su industria en un plano inferior desde el punto de vista de la competencia». La máxima responsable de la asociación joyera apuntó que ya se han presentado las correspondientes alegaciones que espera que sirvan para vencer cualquier reticencia que pueda tener la UE.

La Indicación Geográfica Protegida es parecida a la Denominación de Origen, pero en este caso para productos no agroalimentarios. «Este sello nos daría un gran respaldo como certificación de calidad y como aporte de valor añadido a nuestra industria con visos a mejorar nuestras cifras de comercio exterior», aseveró Gómez. La dirigente empresarial apuntó que las exportaciones joyeras tuvieron un buen comportamiento en 2016 al crecer en torno a un 30 por ciento.

Mientras Bruselas se pronuncia, el sector va a seguir organizando actividades para dar a conocer a los empresarios la relevancia de este proyecto. En primavera está prevista la celebración de unas jornadas para conocer en qué punto concreto se encuentra el expediente. Gómez dijo que serán similares a las que tuvieron lugar en abril del pasado año, que contaron con la presencia de técnicos de la Comisión Europea. Según aseguró, estos funcionarios elaboraron un informe que avalaba la concesión de la IGP.