Ciudad de la Justicia de Córdoba, sede de los juzgados
Ciudad de la Justicia de Córdoba, sede de los juzgados - ÁLVARO CARMONA
TRIBUNALES

Condenan a Vimcorsa a readmitir a las tres trabajadoras de Córdoba que pedían estar en plantilla

Desde 2009 las afectadas trabajaban para la empresa municipal a través de contratos de servicios

CÓRDOBAActualizado:

La empresa municipal de vivienda, Vimcorsa, tendrá que readmitir a las tres trabajadoras de la asociación Mami Wata despedidas en abril, a las que el Juzgado de lo Social número 3 de Córdoba ha reconocido la existencia de una relación laboral al menos desde 2013. Según la sentencia, queda probado que las mujeres trabajaban bajo la dirección y supervisión de Vimcorsa, en las instalaciones y con los medios de la empresa, a la que representaban frente a terceros, e incluso formaban parte del organigrama. Sin embargo, desde 2009, cuando se inició la relación, ésta se ha sustentado de forma irregular con sucesivos contratos de prestación de servicios.

En septiembre de 2017, las tres trabajadoras reclamaron a Vimcorsa el reconocimiento de esta relación laboral, pero el Consejo de Administración de la empresa la negó: el letrado asesor de Vimcorsa puso de manifiesto que se estaba concurriendo en una irregularidad y sugirió el cese de las relaciones. En abril de 2018 el gerente de la empresa municipal trasladó a las afectadas el cese de su actividad y, en mayo, ellas interpusieron una demanda.

Para el juzgado no hay asomo de duda: las trabajadoras estaban ligadas a Vimcorsa mediante contratos de servicios pero desempeñaban funciones ajenas a ellos. Las labores de mediación vecinal, atención al público o tramitación de ayudas al aquiler, entre otras, se mantuvieron a lo largo del tiempo aunque el concepto de los contratos fuera otro. De ello extrae el juez que Vimcorsa ha utilizado «de modo incorrecto una contratación administrativa para reducir el coste y los derechos de las trabajadoras», que ahora, si no se recurre la sentencia, tendrán que pasar a la plantilla.

Dado que en 2012 se produjo una interrupción de la relación laboral, la antigüedad de las tres trabajadoras, que entrarán a trabajar con los derechos que establece el convenio para su categoría de técnico medio, se tendrá en cuenta desde abril de 2013. Además, el juez condena a Vimcorsa a abonar los salarios dejados de percibir desde la extinción de la relación laboral y una indemnización de 6.000 euros para cada una.