Una chica accede a un vagón del tren que va al Campus de Rabanales
Una chica accede a un vagón del tren que va al Campus de Rabanales - VALERIO MERINO
MOVILIDAD

El contrato del cercanías de Córdoba podría estar cerrado con Renfe en dos semanas

Las negociaciones están «avanzadas» y se centran en los horarios, el número de viajeros y el precio del billete

CÓRDOBAActualizado:

El Ayuntamiento de Córdoba trabaja a contrarreloj con Renfe para cerrar el contrato del cercanías antes de que acabe este mes y poner en marcha el servicio de transporte en un plazo inmediato. Fuentes municipales oficiales y del organismo de comunicaciones ferroviarias confirmaron ayer a este periódico que las negociaciones «están avanzadas» y que, según los interlocutores del Consistorio consultados, la intención con la que trabajan ambas partes es que el documento esté firmado en unas dos semanas, de manera que comience el trámite administrativo para que se haga efectivo.

Las conversaciones se centran en la fijación de los horarios, en la estimación al máximo detalle posible del número de viajeros y en el precio de los billetes. «Las reuniones se desarrollan entre técnicos y en breve concluirán», añadieron las fuentes consultadas, que recalcaron que el Ayuntamiento mantiene encuentros paralelos con la Junta de Andalucía para cerrar la fórmula por la que la Administración autonómica se comprometa a financiar el 40 por ciento del déficit de la explotación del servicio, mientras que la institución municipal corra con el resto del coste.

La promesa de la alcaldesa, Isabel Ambrosio (PSOE), era que el sistema de transporte de proximidad por ferrocarril estuviera en funcionamiento durante el primer semestre de 2017. El Ayuntamiento ha reservado 700.000 euros en su presupuesto para el cercanías. Queda pendiente que el Gobierno central refleje en el presupuesto de 2017 las dos estaciones que faltan, una en Chinales y otra en el Parque Joyero.

Los datos que han trascendido hasta la fecha de las negociaciones entre las partes implicadas es que es necesario mejorar los accesos a los apeaderos y estaciones para hacerlo compatible con otros modelos de transporte como vehículos y bicicletas.