Empresas

ABB Córdoba, la fábrica que llegó a tener 1.500 empleados y vendía helicópteros

La factoría se instaló en la ciudad en 1930 y entre 1970 y 1990 vivió su época dorada bajo el paraguas de Westinghouse

CórdobaActualizado:

La fábrica de ABB en Córdoba, actualmente inmersa en un conflicto laboral que podría suponer el despido de medio centenar de trabajadores sobre una plantilla de 320, hunde sus raíces en el primer tercio del siglo XX, cuando la capital aún gozaba de poca o ninguna industria de importancia.

La actual fábrica de ABB data de 1930, cuando se constituye Cenemesa ( Constructora Nacional de Maquinaria Eléctrica). Los transformadores de potencia acorazados, el principal negocio de la compañía en Córdoba, comenzaron a fabricarse en 1955 bajo licencia de Westinghouse, la poderosa corporación norteamericana que se hizo con las riendas de la compañía en 1970. Fue la época dorada de la empresa en Córdoba -se llegaron a fabricar helicópteros, aunque el proyecto no cuajó- hasta que en 1990, y tras pasar por varios conflictos laborales de importancia, ABB adquirió la fábrica.

El último paso en la historia de esta fábrica cordobesa, que exporta sus productos a todo el mundo, será la venta a la multinacional Hitachi, un proceso que, aunque confirmado, aún no está materializado. ABB va a deshacerse de su negocio de «power grids», en el que se incluyen los trabajos de la fábrica cordobesa, mediante la venta del 80 por ciento de la compañía a Hitachi, un gigante dedicado a la fabricación de bienes de equipo en diferentes campos que se encuentra entre las empresas más importantes por facturación de todo el mundo en el ámbito industrial.

El portavoz del comité de empresa de ABB, Jesús Villegas, atiende a los medios en la protesta de ayer
El portavoz del comité de empresa de ABB, Jesús Villegas, atiende a los medios en la protesta de ayer - Rafael Carmona

Ahí, en esa operación diseñada en Suiza, podría estar la clave de los despidos, o así al menos lo ven los trabajadores. Considera que la actual propiedad quiere hacer una «limpia» en la empresa antes de entregarla a los japoneses. Hitachi ha declinado hacer declaraciones.

Los suizos justifican los despidos de forma muy diferente y deslindan la compraventa del ERE. Para empezar, asegura un portavoz de la empresa a ABC, «ABB no pertenece en ningún caso a Hitachi. La única relación entre ambas es la posible venta del negocio de Power Grids a Hitachi (todavía no materializado). En cualquier caso, esta medida no tiene nada que ver con el mismo».

Justificación

ABB explica que «esta decisión se hace necesaria exclusivamente para dotar de competitividad a la compañía y viabilidad a la actividad de fabricación de transformadores desarrollada en Córdoba y Trapagaran, dada la caída de pedidos y la falta de rentabilidad del ensamblaje de interruptores de alta tensión».

Las sucesivas reestructuraciones y jubilaciones han ido mermando una plantilla que hace tan sólo cinco años contaba con en torno a un centenar más de empleados, según asegura el presidente del comité de empresa, Jesús Villegas. Y algunos antiguos trabajadores aún recuerdan que en la etapa de Westinghouse, allá por los años 70, llegó a haber en torno a 1.500 personas empleadas en Córdoba, casi cinco veces más que ahora.

En la actualidad, ABB (Asea Brown Boveri) factura 679 millones en España, según el Ranking de Empresas, aunque el dato es para toda España. Una tesis doctoral de la Universidad de Córdoba firmada por Francisco Guerrero, estima que la planta de Córdoba es la responsable de aproximadamente un 18% de la producción de ABB en el país. Y se da la circunstancia de que la fábrica de Poniente es la única de que dispone ABB para producir transformadores de potencia acorazados, y una de las cinco que existen en todo el mundo.