Fidel controla el balón ante la mirada de dos jugadores del Huesca
Fidel controla el balón ante la mirada de dos jugadores del Huesca - ABC
CRÓNICA

El Córdoba recobra el sentido en Huesca (0-2)

El equipo de José Luis Oltra vuelve a asemejarse a aquel conjunto sobrio y contundente que comandó la Liga en la primera vuelta

CÓRDOBAActualizado:

La lucha sigue, que no es poco. El Córdoba se agarró en Huesca a sus opciones de ascenso con un triunfo vital. No logró recuperar la plaza de play-off que hasta hace apenas siete días ostentaba; pero, con ocho partidos por disputarse, recuperó algo quizá más importante: su identidad. Los blanquiverdes se parecieron por fin en algo a aquel equipo que llegó a comandar con suficiencia la clasificación de Segunda.

Después de un sinfín de experimentos, para jugarse el cargo, José Luis Oltra apostó por lo conocido: vuelta al 4-4-2. El técnico le dio el mono de trabajo a sus hombres. Confió en los más expertos; nadie del filial. La premisa era clara: no encajar goles. Y el Córdoba la cumplió durante un primer tiempo sin mucho brillo. Sólo concedió una ocasión a sus rivales; muy clara, eso sí. González se coló por la derecha y sirvió el gol en bandeja a Machís, que mandó la pelota a las nubes cuando sólo tenía que empujarla a las redes desde el segundo palo.

Se libró el cuadro blanquiverde de una diana que hubiese cargado aún más de dudas y presión a técnico y futbolistas. Pero respondieron los de corto. Controlaron pacientes y esperaron su oportunidad, que llegó en unos minutos llenos de casta y empuje. Pasada la media hora, pusieron cerco a la meta de Leo Franco, que evitó un golazo de Stankevicius y también privó del tanto a Pedro Ríos. Sin embargo, al arquero argentino se le atragantó un córner muy cerrado de Fidel. Xisco anduvo más hábil y desvió el balón lo justo para hacer el 0-1.

Entonces supo leer el Córdoba el manual para ascender. Un documento que recitaban al pie de la letra no hace tanto pero que últimamente parecía olvidado. Oltra y los suyos repasaron a fondo la lección en El Alcoraz. Fútbol sencillo, pocos riesgos atrás y pólvora siempre amenazante arriba. Tres armas básicas que garantizaron un plácido final del primer tiempo a los blanquiverdes.

El camino estaba perfectamente señalizado, aunque las pésimas sensaciones de la defensa más goleada de Segunda no iban a esfumarse de un plumazo. Fueron necesarios otro fallo clamoroso -esta vez de González- y un posible penalti de Rodas para que la maquinaria empezase a funcionar de nuevo engrasada. Por suerte para un Córdoba necesitado de sosiego, la confirmación de la mejoría -y casi del triunfo- llegó pronto. Los dos jugadores con más hambre, Pedro Ríos y Florin, mezclaron fe y calidad y las pusieron al servicio del gol en el minuto 52. Y ya van 18 del rumano este curso.

Los argumentos del que fuera líder recuperaban su vigor. Permiten seguir a Oltra y ponen al Córdoba en disposición de esprintar. Sólo quedan ocho jornadas. Aún a la espera de cerrar la peor crisis de la historia blanquiverde en Segunda -cinco partidos perdidos como locales-, la versión más seria de los blanquiverdes se dio una alegría en Huesca. Contribuyeron los delanteros oscenses con su falta de puntería, pero... Doce semanas después, portería a cero. De eso se trataba. Y, una semana más, decidía la calidad de los delanteros. Una vuelta a los orígenes para mantener vivo el sueño del ascenso.

HUESCA: Leo Franco; Nagore (Figueroa, m. 57), Íñigo López, Valentín (Camacho, m. 73), Christian; Aguilera, Mérida; Álex González, Samu, Machís (Gaspar, m. 71), y Arruabarrena

CÓRDOBA: Razak; Stankevicius, Deivid, Rodas, Cisma; Pedro Ríos, Luso (Markovic, m. 80), Caballero, Fidel; Florin (Pineda, m. 88) y Xisco (Eddy, m. 63)

GOLES: 0-1: Xisco, m. 34; 0-2: Florin, m. 52

ÁRBITRO: Rui Pérez Marín, del Colegio castellano-manchego. Amonestó a Nagore, Figueroa, por parte local, y a Fidel, Cisma, Pedro Ríos, Florin, Eddy, por parte visitante.

INCIDENCIAS: Trigesimocuarta jornada en Segunda. Partido disputado en El Alcoraz.