La vendimia se dejó notar en la bajada del paro el pasado verano
La vendimia se dejó notar en la bajada del paro el pasado verano - VALERIO MERINO
Empleo

Córdoba vuelve a estar diez puntos por encima de la media nacional en tasa de paro

Es la tercera provincia de Andalucía y la cuarta de España con peores niveles de este indicativo

CórdobaActualizado:

La Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al tercer trimestre de 2018 publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) no da pie al optimismo, ya que, de nuevo, Córdoba se mantiene en los puestos de cabeza de la tasa de paro (número de desempleados según la población activa). Concretamente, con su 25,4 por ciento es la tercera provincia en Andalucía y la cuarta en España con un mayor nivel en este indicador, únicamente superada por la de Ceuta (30,79%), Huelva (25,98 %) y Almería (25,53%). Además, hay que recordar que la media de Córdoba se encuentra más de diez puntos por encima de la nacional, que se quedó en esta ocasión en el 14,55 por ciento.

No obstante, todo hay que decirlo, el pasado verano fue un periodo positivo para Córdoba desde el punto de vista del empleo debido a la fuerte bajada del paro que se produjo en esos meses. Y aún así, la cifra de personas trabajando en la provincia, siendo buena, es sensiblemente inferior a la del descenso del paro, lo que abre un interrogante sobre cuáles son las causas de que haya menos demandantes de un puesto de trabajo. El estudio indica que Córdoba cerró la época estival con un total de 92.300 parados. Son 3.700 menos que en el trimestre anterior, lo que representa una disminución del 3,8 por ciento.

Todos los sectores productivos, salvo uno, experimentaron descensos en su lista de personas en busca de un puesto de trabajo. Los mejores resultados los consignó la agricultura, que redujo su cifra de parados en 8.400 cordobeses en el último año (-31,3%), con un total de 18.400. El hecho de que la vendimia haya sido sensiblemente superior este año con un crecimiento de la cosecha del 25 por ciento es uno de los factores que explican la buena marcha del agro en términos de empleo.

Sector servicios

Los servicios también aportaron estadísticas destacadas en este sentido, puesto que la cuantía de parados en la actividad terciaria menguó en 1.900 personas (-6,8%). Esta bajada contrasta con el hecho de que los hoteles no dejaron de perder viajeros y pernoctaciones durante este periodo. En cuanto a la construcción del número de desocupados alcanzó los 3.100, un 6 por ciento menos que hace un año, lo que, traducido en términos absolutos, supone 200 personas. La reactivación del mercado inmobiliario y el crecimiento de licitación de obra civil impulsan la generación de puestos de trabajo. La excepción fue la industria, que aumentó este capítulo en 700 personas (+35%), con un total de 2.700 demandantes.

Una estadística muy valorada a la hora de conocer la situación del mercado laboral de un territorio es la cifra de hogares en la que todos sus miembros están parados. Según el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA), en el tercer trimestre de este año se encontraban 32.100 familias con estas características, unas 6.700 menos que en 2017 (-17%). El dato del número de trabajadores refleja también un crecimiento en este periodo, aunque en menor medida. En la provincia hay contabilizados un total de 271.000 ocupados, lo que supone una subida interanual de 6.300 personas.

Los sindicatos recibieron positivamente el descenso del paro, pero también encontraron lagunas en esos datos. El secretario provincial de Empleo de CC.OO., Manuel Merino, indicó que «la EPA pone de manifiesto una tímida recuperación del mercado laboral cordobés, pero también que no se está produciendo ningún cambio de modelo productivo». Su homólogo en UGT, Manuel Torralba, exigió a las administraciones medidas urgentes para que Córdoba no siga a la cola de la creación de empleo en nuestro país, puesto que «si seguimos creciendo por debajo de la media nacional y andaluza se seguirán ampliando las diferencias entre otros territorios y el nuestro, lastrado por la precariedad».