Turistas paseando en el entorno de la Mezquita-Catedral
Turistas paseando en el entorno de la Mezquita-Catedral - VALERIO MERINO
DATOS DEL INE HASTA JUNIO

Córdoba vuelve a liderar en 2018 las Ciudades Patrimonio, pese a perder turistas y pernoctaciones

Las cifras cuantitativas le permiten mantener la primera plaza, pero cae en noches de alojamiento cuando la mayoría suben

CórdobaActualizado:

Córdoba ratifica en lo que va de 2018 su liderazgo cuantitativo en visitantes y pernoctaciones en el colectivo de CiudadesPatrimonio de la Humanidad de España. Lo hace pese a que en el presente ejercicio pierde viajeros y noches de alojamiento. Y en el caso de las pernoctaciones -el indicador más importante de los dos señalados-, la mayoría de urbes de este selecto grupo, que pelean por el turista cultural, logran este año subidas.

ABC realiza este análisis con las ocho Ciudades Patrimonio de la Humanidad de las que el Instituto Nacional de Estadística (INE) da cifras, además de Córdoba: Ávila, Mérida, Cáceres, Santiago de Compostela, Cuenca, Salamanca, Segovia y Toledo. No se incluyen los otros seis municipios que tienen en España esta catalogación de la Unesco: Alcalá de Henares, Úbeda, Baeza y Tarragona (de las que el INE no ofrece guarismos o los da incompletos) más Ibiza y La Laguna, que no se valoran al mezclar el turismo cultural con el de sol y playa.

Córdoba lideró entre enero y junio cómodamente la tabla de turistas recibidos (los que hicieron noche en hoteles, hostales y pensiones) y pernoctaciones (en los citados negocios de alojamiento). En viajeros, registró 475.663 y el segundo se quedó a mucha distancia: Santiago, con 311.326. En las noches de alojamiento, consiguió el primer puesto con 782.254 y repitió, aunque de nuevo muy alejada, por detrás la capital gallega (567.423). La capital se dirige a su octavo ejercicio consecutivo ostentando la primera plaza en ambos parámetros.

Santiago es la gran rival de Córdoba en materia turística en las Ciudades Patrimonio
Santiago es la gran rival de Córdoba en materia turística en las Ciudades Patrimonio - EFE

A favor de su liderazgo tiene su tamaño: su población es muchísimo mayor que las del resto de Ciudades Patrimonio. Pero eso por sí solo no le asegura encabezar esta escogida lista. En 2010 por primera vez, y única, desde que se dan estos datos (1999) perdió la primera plaza en turistas recibidos. Y en la clasificación de pernoctaciones le han arrebatado el liderazgo en los bienios 1999-2000; 2004-2005 y 2009-2010. Quien la ha destronado ha sido siempre Santiago. En esos tres periodos, la capital de Galicia se benefició de la celebración del Xacobeo (1999, 2004 y 2010). El próximo Año Santo Compostelano será en 2021.

Córdoba mantiene este liderazgo, pese a haber sufrido el primer semestre un retroceso interanual de turistas alojados en hoteles u hostales del 7% y de sus pernoctaciones (-3,5%). Eso es algo nada habitual aquí. Se acumulan ocho años seguidos de incremento de ambos parámetros, lo cual es otro factor que dificulta un nuevo alza.

El contexto general del turismo en todo el país es de ralentización -hasta junio, las noches de alojamiento en hoteles o pensiones descendieron un 0,2%-. Eso se deja sentir en los guarismos de visitantes de las Ciudades Patrimonio de la Humanidad. De las nueve analizadas, en cinco hubo descenso. Eso sí, hay caídas y caídas, y la de Córdoba es de las más pronunciadas. El citado retroceso de los visitantes del 7% sólo se ve superado en este selecto grupo por Santiago, con una bajada del 9,2%.

Y el escenario es aún peor si se observan las pernoctaciones. De las nueve localidades sometidas a estudio, sólo en tres -una de ellas fue Córdoba- hubo descenso interanual de este termómetro de la actividad turística. Cuenca fue la que tuvo la peor evolución (3,8%), seguida de nuestra capital (3,5%) y Santiago (2,5%).

Todos los datos reseñados corresponden a los visitantes alojados en hoteles, hostales y pensiones, según el INE. Eso supone que no hay forma de medir, en el caso de las urbes que sufren caídas, el alcance exacto de los descensos y hasta qué punto se minimizan por el boom de las viviendas turísticas -muy difícil de calcular, pues muchos de estos pisos operan en la economía sumergida-.