Recolección de la uva en el marco Montilla-Moriles, el pasado agosto
Recolección de la uva en el marco Montilla-Moriles, el pasado agosto - Valerio Merino
Agricultura

La cosecha de uva en Montilla-Moriles cae un 20 por ciento respecto a la anterior campaña

El sector respira aliviado tras los malos augurios de inicio de temporada, que cifraba las pérdidas hasta en un 45 por ciento

CÓRDOBAActualizado:

Los malos augurios se cumplen a la mitad. Las malas expecativas del sector vitivinícola al arranque de la campaña y confirmadas con las primeras uvas en los lagares se han cumplido a medias. La pérdida de la cosecha respecto a la campaña anterior, que se cifró en un 45 por ciento no ha sido tan alta. A falta de dos días para terminar la vendimia en la zona de Montilla-Moriles, la producción se establece en 37 millones de kilogramos de uva, lo que supone una merma de un 20 por ciento respecto a la campaña anterior, que fue de 44 millones de kilos.

Así lo indica la patronal agraria Asaja de Córdoba, que detalló al respecto que en lo que se refiere a la uva tinta la cosecha ha sido de 3,2 millones de kilos, un 30 por ciento menos que los 4,6 millones de kilos de la campaña pasada.

Además, según informan desde la asociación que preside Ignacio Fernández de Mesa, se obtendrán, aproximadamente, unos 19 millones de litros de vino blanco calificado de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, lo que supone un «equilibrio» de oferta y demanda en la zona, por lo que se espera «que no haya excedentes».

Muy buena calidad

La sectorial, que preside Juan Manuel Centella, subrayó en el comunicado emitido por Asaja que la calidad del producto es «excepcional» y «mayor» que el año pasado», por lo que ha sido una campaña «agronómica buena con un verano suave de temperaturas», si bien la viña «no se ha cargado de uva».

Respecto a los precios de la uva la patronal sostiene que «no están acordes a este descenso y su buena calidad», de tal forma que las bodegas mantienen los de la campaña pasada que rondaron los 0,41 euros por kilo, lo que sumado a la «disminución de la cosecha» puede «afectar negativamente al sector».

No obstante, se espera que los precios de las cooperativas «sean superiores» defendiendo la «excepcional calidad del producto de este año».