Un grupo de vecinos en el soportal donde apareció el cadáver del joven de 26 años en las Moreras - Valerio Merino
Sucesos

Crimen en las Moreras: «Lo mataron como a un perro»

Vecinos y testigos describen a ABC el ataque letal sobre el joven muerto por apuñalamiento en una reyerta

CórdobaActualizado:

«La historia venía de atrás», aseguran los vecinos del patio Gabriel Celaya en la barriada cordobesa de Moreras que presenciaron la reyerta mortal (en la que pudieron participar una decena de personas) que segó la vida de un joven de 26 años, casado y con tres hijos, y casi se lleva por delante la de su padre de unos 50, ingresado en el Hospital Reina Sofía con pronóstico reservado y en estado grave tras ser intervenido por heridas de arma blanca en la zona pulmonar.

Los presuntos agresores eran vecinos del mismo bloque del fondo de este complejo de viviendas de protección oficial: planta arriba con planta abajo. La víctima fue abordada en un patio cuando estaba sentado junto a su progenitor por un problema que arrastraban relacionado con las drogas, según los testigos.

«Esto no debería haber pasado», lamentan a ABC algunos vecinos del bloque. «Lo mataron como a un perro; deberían ponerle cadena perpetua o quemarlo en la sierra», espetan. «En un barrio como este, la cárcel es un hotel, le dan comida y tienen tiempo libre..., es demasiado poco la cárcel para estas hienas que han hecho eso», aseguran otros vecinos que asistieron atónitos a lo ocurrido.

«La mujer de la víctima es la que está peor, os podéis imaginar esa muchacha con tres hijos muy pequeños de 6, 5 y 2 años que se quedan sin padre, y ella sin marido», relataban estos vecinos. Además, recordaban a la madre del joven muerto, «que ha visto todo».

La investigación continúa abierta por la unidad de Homicidios. De los presuntos homicidas sólo se sabe que pueden ser al menos tres o cuatro. «Yo les vi correr por los soportales, al tiempo que otros gritaban ‘¡Llamad a la ambulancia!’, que tardó en llegar mucho tiempo», recuerdan los testigos.

Los residentes en Gabriel Celaya son cautelosos a la hora de hablar de las razones que pudieron llevar a esos hombres a acabar con la vida de su vecino, pero todo apunta a un posible «problema de drogas». «Los padres de la víctima eran muy trabajadores y honrados», recalcan algunos.