El cantaor y profesor David Pino posa para ABC
El cantaor y profesor David Pino posa para ABC - VALERIO MERINO
Entrevista

David Pino: «En el Conservatorio no se hacen artistas, los artistas tienen que venir de casa»

El 10 de noviembre presentará en la Sala Polifemo del Teatro Góngora su primer trabajo de estudio

CórdobaActualizado:

Treinta años de cante jondo concentrados en un disco. «Mi largo caminar» supone el debut discográfico de David Pino (Puente Genil, 1972), un cantaor maduro y de sobra reconocido dentro del circuito flamenco que el próximo 10 de noviembre, a las 20.30 horas, en la Sala Polifemo del Teatro Góngora, presentará su primer trabajo de estudio.

Después de más de treinta años de carrera, presenta su primer trabajo discográfico. ¿Cómo surge la idea después y qué pueden encontrar quienes escuchen «Mi largo Caminar»?

Más que una idea, ha sido una propuesta de la productora La Droguería Music, un sello discográfico independiente de flamenco. Siempre he sido consciente de que debía dejar algo, porque al fin y al cabo la obra de un cantaor se tiene que plasmar en una grabación. Lo he hecho con ese propósito, no con el afán de promocionarme profesionalmente. Tal y como está el mundo discográfico, a priori no me atraía mucho la idea de grabar un disco para tener que llevarlo debajo del brazo y vendérselo a los amigos. Pero las condiciones que me propusieron me convencieron para dar el paso definitivo. He tenido toda la libertad que he querido y hemos plasmado parte del repertorio que vengo poniendo en pie estos años y temas como la liviana, los caracoles o la vidala, que se han hecho expresamente para el disco.

Hay temas como la liviana, los caracoles o la vidala, que se han hecho expresamente para el disco

¿En quién o en qué ha pensado a la hora de seleccionar el repertorio de cantes?

Siempre he sido un cantaor que he seguido siempre mi propio camino con mayor o menor acierto. Mi pretensión ha sido plasmar en el disco lo que a mí me ha apetecido en cada momento.

¿Cómo cree que ha evolucionado el cante flamenco en los últimos treinta años?

El cante ha evolucionado hacia una mayor perfección. Se cuidan mucho más lo detalles. Los cantaores y cantaoras jóvenes tienen mayor y mejor acceso que nunca a las fuentes de información. Eso no quita que un genio como la Niña de los Peines aún no se haya podido superar...

Fosforito es una de las voces que suenan en este disco, ¿qué influencia ha tenido el maestro en su carrera artística?

Que esté el maestro en este disco en un sueño hecho realidad que va a estar siempre unido a mí. Fosforito ha sido para mí un referente en mi casa desde que era pequeño y también mi maestro. Tengo una relación personal con él muy estrecha y por eso lo primero que pensé cuando me planteé grabar un disco fue contar con su colaboración. Él se prestó de manera incondicional y una vez que tuve el sí pensé en el tema, que es una carcelera de Puente Genil que él grabó hace muchos años. La ha vestido armónicamente el guitarrista José Antonio Rodríguez.

En su faceta de catedrático, ¿qué cree que ha supuesto la entrada del flamenco en el Conservatorio?

Darle un nuevo prurito de dignificación a este arte, que siempre ha sido la cenicienta de las músicas. La entrada en el conservatorio ha hecho que los flamencos hayamos empezado a perder complejos y a hablarle de tú a quienes representan otros géneros musicales. Y nada más que por eso ha merecido la pena. Yo siempre digo que en el conservatorio no se hacen artistas, los artistas tienen que venir de casa. Da la posibilidad de organizar los conocimientos que se puedan tener a priori y encauzar el potenciar que pueda tener un artista con una enseñanza mucha más completa de la que los flamencos habían tenido hasta ahora.