Así guardaban el dinero los narcos: en una caja de cartón entre plantas de marihuana
Así guardaban el dinero los narcos: en una caja de cartón entre plantas de marihuana - Guardia Civil
Sucesos

La dejadez de los «narcos» de La Carlota: los ratones se comieron el dinero de la droga

Los detenidos en la operación de La Carlota, la mayor de la provincia de Córdoba, no ocultaron la venta de marihuana

CórdobaActualizado:

Los presuntos traficantes de droga detenidos en una operación en La Carlota -11 en total- se habían tomado muchas molestias para ocultar la plantación ilegal. La nave registrada por los agentes de la Benemérita estaba sellada con yeso y pladur para evitar la filtración de olores al exterior. Los cultivos en sí, además, estaban ocultos en un semisótano con siete salas independientes, un sistema que permitía garantizar la producción durante prácticamente todo el año. Para ello contaban con «un complejo y sofisticado sistema de elaboración y cultivo para la marihuana tales como extractores, medidores de temperatura, generadores de corriente y focos artesanales», según la Guardia Civil. Como Walter White en «Breaking Bad», pero con marihuana.

Sin embargo, los traficantes no habían puesto excesivo celo en la custodia del dinero, como si les sobrara: los ratones se habían comido parte de su botín, tal como explica la Guardia Civil en su comunicado. No usaban cajas fuertes ni medidas de seguridad. Les b bastaba con una caja de cartón para guardar los billetes, como puede verse en las imágenes facilitadas por el Instituto Armado.

Tampoco se preocuparon en demasía por mantenerse ocultos. Las sospechas de la Guardia Civil se suscitaron al conocer que un vecino de La Carlota, que ya había sido detenido con anterioridad por los mismos delitos, «pudiera haber retomado su actividad en el cultivo y elaboración de droga». Los agentes llevaban meses tras la pista de este hombre.

La banda de «narcos» no se dedicaba al menudeo precisamente. Según el Instituto Armado, el principal sospechoso parecía disponer de marihuana suficiente para abastecer a varias localidades de Córdoba y Sevilla. Se hallaron 2.100 plantas de cannabis, la mayor plantación interior jamás hallada en la provincia de Córdoba.

Para vender la droga, el grupo disponía de al menos tres puntos de distribución: el primero, en la propia nave de producción; el segundo, en una vivienda de alquiler en La Carlota, del que se hacía cargo uno de los miembros de la banda. El tercero se encontraba ya en Córdoba capital, y era tan conocido que se había hecho popular entre los jóvenes. A él acudían, incluso, algunos estudiantes del programa de intercambio Erasmus. Su dinero sirvió, al menos en parte, para dar de comer a unos roedores en La Carlota.