Vacuna de la tuberculosis
Vacuna de la tuberculosis - Archivo
Puente Genil

Un detenido con tuberculosis genera una alerta en un juzgado de la provincia de Córdoba

El sindicato STAJ asegura que no existen ni medios ni procolos para estos casos

CórdobaActualizado:

El Sindicato de Trabajadores de la Administración de Justicia (STAJ) ha denunciado la situación acaecida en un juzgado de Puente Genil, donde se tenía que tomar declaración a un detenido, natural de Guinea, que padece tuberculosis en estado crónico. El sindicato ha asegurado que la situación reveló que no existe ningún tipo de protocolo ni medios para actuar en estas situaciones en las que un detenido padece una enfermedad infecto-contagiosa.

El detenido, afirma el sindicato, hubo de estar en el calabozo tres horas más de lo previsto dado que se trata de una enfermedad que se transmite «por el aire a las personas que tenga a su alrededor». Fue su abogada la que advirtió de la situación y quien se desplazó a una farmacia de la localidad para adquirir guantes y mascarillas con su propio dinero. En la farmacia le advirtieron que solo disponían de mascarillas para alérgicos, que no protegen ante posibles contagios del bacilo de Koch.

El problema fue puesto en conocimiento de la Junta, responsable de la dotación material y personal de los juzgados de Córdoba. El sindicato afirma que la delegada de Justicia, Purificación Joyera, explicó que no existe una forma de proceder ante este tipo de situaciones.

El detenido se acogió a su derecho a no declarar. STAJ afirma en un comunicado que la solución que se le dio al personal del juzgado es que el personal de limpieza desinfectara el calabozo con lejía. Eso ha provocado una protesta de los representantes de los trabajadores de Justicia ya que aseguran que la lejía no puede ser una solución en este tipo de casos.