Papeleras en la Feria de Córdoba 2019
Papeleras en la Feria de Córdoba 2019 - Valerio Merino
FERIA DE CÓRDOBA 2019

El ejército invisible de la limpieza de la Feria de Córdoba

Casi 80 profesionales trabajan en recoger los residuos que quedan después de cada jornada

CórdobaActualizado:

Si en la Feria de Córdoba se recoge suficiente basura, sea en las calles o en las papeleras, la cita ha marchado bien, porque quienes acuden han consumido. Pero sobre todo se hace para que esté limpie. A ello se aplica la empresa pública Sadeco. Desde hace años, el Ayuntamiento de Córdoba insiste con un nutrido sistema de papeleras donde depositar vasos, platos y todo tipo de residuos. «Hay más papeleras que lunares, utilízalas», dicen estas bolsas decoradas que se sitúan de forma muy profusa a lo largo de todas las calles del recinto, de forma que nadie pueda decir que no tiene una cerca. Son casi 1.400 las que están dispuestas por todo el recinto, además de contenedores para vidrio, que es uno de los materiales que más se recicla en una cita en la que la bebida tiene protagonismo constante.

Sadeco tiene un amplio dispositivo dispuesto para estos días, que varía según la afluencia de cada jornada, pero que se puede establecer en una media de más de veinte coches y cerca de 80 personas cada jornada. Son ellos quienes, cuando termina la fiesta, tienen que acudir a las calles de El Arenal para recoger los desperdicios. Alrededor de un 60 por ciento corresponde a los contenedores de vidrio, con mil litros de capacidad, que están repartidos por todo el recinto. Lo demás pertenece a lo que se recoge en las papeleras y en las calles. Es decir, en las mismas calles. Actúan casi siempre al terminar la fiesta de cada día.

Vehículo de Sadeco en la Feria de Córdoba
Vehículo de Sadeco en la Feria de Córdoba - Valerio Merino

Las cifras de trabajo de este año se proporcionarán cuando termine la Feria de Nuestra Señora de la Salud, pero podrían estar, como ha sucedido en otras ocasiones, en torno a las 180 toneladas de basura. El botellón que se celebra en la tarde del miércoles en el Balcón del Guadalquivir es una de las pruebas de fuego, aunque este año, como ha sucedido durante toda la fiesta, se trasladó a las horas más tardías debido al fuerte calor de la tarde.

Todo lo que se recoge se traslada al centro de reciclaje que tiene abierto Sadeco para poder tratar todos los residuos: por un lado los orgánicos, por otro lado los inertes, sobre todo plásticos, y por otro el vidrio, que es el que se puede reciclar al cien por cien. El año pasado se recogieron más de 21 toneladas de este material.