La alcaldesa, Isabel Ambrosio, en un acto de campaña
La alcaldesa, Isabel Ambrosio, en un acto de campaña - ABC
PSOE

Elecciones Municipales Córdoba 2019 | Ambrosio dice que ha «reconstruido» todo lo que el PP desmanteló

La candidata socialista a la reelección llama al voto masivo progresista como lo hizo su partido en las generales

CÓRDOBAActualizado:

La alcaldesa de Córdoba y candidata socialista a la reelección, Isabel Ambrosio, ha recuperado el discurso del PSOE de cara a las elecciones generales sobre el llamamiento al voto masivo para «conseguir una gran mayoría de progreso en la que quepamos todos». En un paseo electoral por el centro comercial abierto de la Viñuela, Ambrosio ha vuelto a reivindicarse como muro de las derechas, pidiendo la confianza del electorado para «que nuestra ciudad siga avanzando con un gobierno progresista» en lugar de volver a «los recortes y la pérdida de derechos».

Ambrosio ha afirmado que el actual gobierno municipal que ella lidera ha tenido que «reconstruir» todo lo que el PP «desmanteló» en el Ayuntamiento de Córdoba en el anterior mandato. Según la regidora, su equipo de gobierno ha salvado los servicios públicos de la privatización, poniendo en marcha medidas para «ayudar a las familias y a las personas que peor lo están pasando», y garantizando «la supervivencia de las empresas y los servicios públicos».

La candidata socialista también presumió de haber impulsado «nuevas líneas estratégicas en la economía cordobesa para generar empleo de calidad», y esa será la línea que siga si logra una confianza mayoritaria en las urnas. «Los socialistas vamos a seguir apostando por el empleo digno, por la mejora de nuestros barrios, por los derechos sociales y los servicios públicos, y por la defensa de las señas de identidad de Córdoba basadas en la participación, la tolerancia, la transparencia y la sostenibilidad».

Por ello, afirmó que «no nos podemos relajar» y que, por tanto, «no se puede quedar ningún voto progresista sin depositar en las urnas, ya que la posibilidad de que la derecha más radical pueda volver es muy real».