Oficina de Atención Ciudadana del Ayuntamiento de Córdoba
Oficina de Atención Ciudadana del Ayuntamiento de Córdoba - VALERIO MERINO
POLÍTICA

Elecciones Municipales Córdoba | El bloque de PP, Cs y Vox apuesta por una bajada de impuestos

La mejora económica no dejó un descenso de tributos y el horizonte de freno económico augura peor nivel de recaudación

CÓRDOBAActualizado:

Si hay un flanco donde los postulados económicos de los partidos a la derecha del arco ideológico están claros ése es el tributario. Y así, Partido Popular, Ciudadanos y Vox no han tardado mucho -en el caso de los populares incluso en precampaña- en exponer algunas de sus bazas para los bolsillos de los cordobeses en los próximos cuatro años. El bloque de izquierdas, sin embargo, no se ha pronunciado al respecto, y deja sus antecedentes en el último mandato, donde la presión fiscal, pese al ciclo de bonanza económica que sí notó en sus ingresos, no bajó. A lo sumo se congeló en los dos últimos ejercicios (2018 y 2019).

Los tributos locales son una de las grandes banderas argumentarias del bloque de la derecha. Entiende que la bajada de impuestos y tasas puede ayudar a generar riqueza en las empresas y la contratación a la par que reactivar el consumo en las casas. Por contra, en el otro lado la fiscalidad es crucial para mantener el discurso de los servicios públicos y el gasto.

El candidato del PP, José María Bellido, como anterior teniente de alcalde de Hacienda, ha realizado hasta ahora la propuesta más detallada, sabedor de que es un elemento crucial de enganche hacia sectores como los empresarios, los autónomos o los contribuyentes en general. Y, también, a que los vientos económicos no son los que encontraron en el Ayuntamiento de Córdoba cuando gobernaron entre 2011 y 2015, tramo más duro de la crisis económica en el que además se produjeron ajustes importantes internos por la situación heredada de 2011.

Bellido pretende dejar en los bolsillos de los cordobeses en cuatro años 60 millones; Vox y Cs le van a la zaga

Bellido ha tasado su rebaja fiscal en 60 millones de euros durante cuatro años: a razón de quince millones anuales y de unos 500 euros de media por familia. Uno de los tributos que piensa tocar si gobierna es el de plusvalías, con una propuesta de bonificación de hasta el 95 por ciento. Unos 15 millones de euros anuales es la previsión municipal de recaudación de este impuesto directo. Junto con el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica y el IBI son los de mayor peso económico en la tabla de los ingresos. Para el de coches, los populares también prometieron «hacer algún cambio».

Córdoba está a unos niveles de presión fiscal altos frente al resto de las 52 capitales españolas. Así se pone de manifiesto en el Ránking Tributario que el Ayuntamiento de Madrid realiza todos los años. Córdoba es la decimoctava capital del país donde más alto es este impuesto cuyos coeficientes de gravamen están en lo más alto posible. En la misma posición está Plusvalías y aún más arriba de la clasificación el ICIO y el IAE.

Córdoba está a unos niveles de presión fiscal altos frente al resto de las 52 capitales españolas

La propuesta conocida de Vox irrumpe con la misma tónica que la de los populares. Su candidato, Rafael Saco, ha puesto sobre la mesa una bajada media de tributos del 8 por ciento y la supresión del Impuesto del Impuesto de Construcciones (ICIO). Y añade una novedad que se convierte en un guiño a los más jóvenes, en parte, la bonificación de un 95 por ciento del Impuesto de Vehículos para motocicletas.

Igualdad entre barrios, «empoderar» al empleado público, crear sinergias con la provincia y, sobre todo, una bajada de impuestos e incentivos a la inversión son algunas de las claves del programa de Ciudadanos para Córdoba que expuso ayer su candidata a la Alcaldía, Isabel Albás, en su paso por el ciclo Estación Electoral que organiza la Asociación de la Prensa de Córdoba. No ofreció más detalles en cuanto al descenso en la presión fiscal y la política de ayudas para generar riqueza y empleo.

A falta de medidas concretas de las formaciones que concurren por la izquierda (PSOE, IU y Podemos) en cuanto a tributación las previsiones a medio plazo que ya desde el Área de Hacienda se hicieron para los próximos años apuntaban a un incremento recaudatorio. En un documento remitido al Ministerio de Hacienda hace unos meses se esbozaba lo que se haría en caso de seguir gobernando entre 2020 y 2022. Las cifras advertían de un crecimiento sostenido del 1,4 por ciento anual lineal en los principales tipos tributarios.

PSOE, IU y Podemos huyen, como han hecho estos cuatro años, de lanzar medidas que bajen presión fiscal

El documento se curaba en salud y decía que no se prevén, de momento, incrementos impositivos producto de decisiones políticas. La subida, por tanto, es puramente tendencial, fruto de una mejor coyuntura económica. El problema radica en que todos los indicadores para ese plazo se fundamentan en un parón económico no tan abrupto como el vivido durante la gran crisis pero sí inquietante.

En ese estudio dirigido al Gobierno central se afirmaba no tener una previsión de grandes proyectos a realizar en Córdoba hasta 2022, lo que incide en aspectos como la recaudación por el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras. Pero sí se iba a profundizar en la vigilancia para que los negocios paguen por tasas que intentan eludir como los permisos de veladores.