Pantano de Iznájar, el más grande de Andalucía
Pantano de Iznájar, el más grande de Andalucía - VALERIO MERINO
SEQUÍA

Los embalses de Córdoba encaran la recta final del verano al 34% de su almacenamiento

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir minimiza la alerta y asegura que el agua para consumo está garantizada durante tres años

CÓRDOBAActualizado:

Los 13 embalses de la cuenca del Guadalquivir que tienen su cabecera en la provincia de Córdoba registran un almacenamiento medio de agua del 33,9 por ciento, un mal dato que pone de manifiesto cómo está afectando la escasez de precipitaciones a las reservas hídricas que abastecen al territorio. En el ecuador del mes de agosto, el volumen total de agua acumulada en los distintos pantanos ascendía a 1.157 hectómetros cúbicos mientras que la capacidad total de la suma de los embalses es de 3.411. Son unos 600 hectómetros cúbicos menos de los que registraban los embalses en las mismas fechas de 2018, cuando la provincia de Córdoba encaraba el verano con unas reservas del 50 por ciento.

Son datos extraídos del Sistema de Información Hidrológica de la Cuenca del Guadalquivir (SAIH) con el que trabaja la Confederación Hidrográfica, que aporta información actualizada y diaria del estado de todos los embalses. Sus informes revelan que el peor dato lo tiene la Breña, el segundo embalse más grande de la provincia después del de Iznájar. De los más de 832 hectómetros cúbicos que puede almacenar, en la actualidad tiene un volumen embalsado de poco más de 163, lo que lo sitúa por debajo del 20 por ciento.

Por su parte, el depósito de Iznájar, que es el mayor de la provincia y de toda Andalucía con una capacidad de embalse de 981 hectómetros cúbicos, se encuentra en la actualidad al 36,8 por ciento con 361,760. Hace justo un año estaba a más del 52 por ciento aunque en agosto de 2017 llegó a almacenar incluso menos agua que en la actualidad, con un nivel del 32 por ciento sobre su capacidad total.

El tercer embalse de la provincia en tamaño, el de Bembézar con 342 hectómetros cúbicos de capacidad, se encuentra a poco más del 50 por ciento, lo que también contrasta con el volumen que había embalsado hace un año, cuando rozaba el 77 por ciento. Otros pantanos de capacidad media, como los de Puente Nuevo (281) o Yeguas (228), registran un volumen embalsado del 35 y 24 por ciento respectivamente.

Estado del embalse de la Breña, por debajo del 20%
Estado del embalse de la Breña, por debajo del 20% - EFE/Salas

Sin riesgo para el consumo

A pesar de que los datos pueden parecer alarmantes, la coyuntura actual no tendrá consecuencias inmediatas para la población que se abastece de los distintos depósitos cordobeses. Así lo aclara el jefe de servicio del SAIH, Javier Aycart, que afirma que las reservas hídricas garantizan el abastecimiento a medio plazo. El agua embalsada en la actualidad garantiza el consumo a tres años vista, por lo que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) no prevé actuaciones extraordinarias ni restricciones en este sentido.

Lo que sí corre cierto peligro son las reservas destinadas a riego de cultivo, que podrían ser insuficientes para garantizar la próxima campaña agrícola si los emblases no recuperan sus reservas a lo largo del próximo año hidrológico, que comienza el próximo 1 de octubre. Tampoco existen riesgos de afección al ecosistema, asegura Aycart, ya que la CHG garantiza mediante desemblases unos mínimos medioambientales que evitan que pueda producirse la mortandad de peces y otros tipos de fauna.

En cualquier caso, la provincia, como el conjunto de Andalucía, llegará al otoño con los niveles de agua embalsada muy por debajo de los que presentaba otros años, ya que los meses que restan hasta el final del presente año hidrológico son tradicionalmente secos y no se prevén lluvias significativas que puedan revertir la situación. El total de los embalses de la cuenca del Guadalquivir registraban a inicios de agosto un 39,8 por ciento de agua embalsada con 3.228 hectómetros cúbicos almacenados. La reserva hidráulica nacional se encuentra al 48,2 por ciento con 27.024 hectómetros cúbicos de agua según los datos de la Confederación.