Antonio Díaz, el presidente de CECO, al inicio de las jornadas, este lunes
Antonio Díaz, el presidente de CECO, al inicio de las jornadas, este lunes - VALERIO MERINO
ECONOMÍA

La empresa familiar genera ya en Andalucía más de ocho de cada diez empleos

Los sectores donde más destacan estas empresas son la agroindustria, la construcción, el comercio y la hostelería

CÓRDOBAActualizado:

La empresa familiar ha adquirido tal peso en este país que ayer en Córdoba, durante la una reunión-jornada del Consejo de Empresa Familiar de la Confederación de Empresarios de Andalucía ( CEA) en Córdoba, se la llegó a calificar de «columna de la economía nacional». Y no es para menos. Estas empresas son casi el 90% del tejido empresarial global, un 67% del empleo total y un 57% del PIB.

Según Daniel Ron, secretario general del consejo, esos datos en Andalucía adquieren todavía un peso mayor, con un 92 por ciento de empresas de corte familiar, una generación de empleo del 83 por ciento y un 78 por ciento del PIB andaluz. «Cada provincia es un mundo y Córdoba estaría en unas cifras similares, aunque quizá con un nivel algo más bajo en cuanto a tejido empresarial», señaló.

Los sectores donde más destacan estas empresas son la agroindustria, la construcción, el comercio y la hostelería, y, aunque hay sectores, como es el de las nuevas tecnologías, donde la empresa familiar tiene un peso menor, «en cualquier caso siempre va estar por encima del 50 por ciento».

Microempresas

Su mayor debilidad es el tamaño. La base está formada por microempresas y eso implica siempre dificultades a la hora de afrontar los procesos de crecimiento empresarial, como son la internacionalización, la innovación, la capacidad de acceso a la financiación o el poder hacer frente a las grandes preocupaciones como son la digitalización, la transformación digital y la salida al exterior.

Por contra, su mayor fortaleza radica, en palabras del responsable del consejo, en su arraigo al terreno, «y eso es una ventaja, porque facilita una mayor resistencia a los envites de la crisis al sentirse parte del territorio». El problema mayor, no obstante, sigue siendo el relevo generacional «y es donde hay que insistir más». En este sentido, Ron aconsejó que las empresas, a medida que van desarrollándose, cuenten con un «consejero externo profesionalizado que te sepa llevar el negocio y saber elegir bien al sucesor».

En cuanto al mensaje para las administraciones, el secretario insistió en la idea de «una mayor sensibilidad con quien va a generar todo el empleo que necesita Andalucía». Al respecto demandó una fiscalidad que «no perjudique la continuidad del negocio», ya que «hay territorios con mejores diseños tributarios que otros para hacer frente a esos relevos, cosa que no es el caso de Andalucía».