Una enfermera atiende a un paciente en un hospital
Una enfermera atiende a un paciente en un hospital - ABC
SANIDAD

Enfermeros acusan al SAS de inducirlos a incumplir la ley

El sindicato Satse defiende que puedan prescribir medicamentos, pero cree que la norma estatal invalida la de la Junta

SEVILLAActualizado:

Los enfermeros andaluces que desde el año 2009 tienen autonomía para la prescripción de medicamentos en función de un decreto de la Junta, se encuentran ahora en una difícil dicotomía tras la norma aprobada por el Gobierno central que limita sobremanera esta función.

Después de que el consejero de Salud, Aquilino Alonso, asegurara días atrás en una conferencia que no pensaba dar «ni un paso atrás»; que los enfermeros y enfermeras de Andalucía cuentan con un seguro de responsabilidad civil de la Junta, y que la norma nacional no se opone al decreto autonómico, el gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), José Manuel Aranda, ha insistido en la misma tesis a través de un comunicado.

Sin embargo, el Sindicato de Enfermería Satse consideró ayer en una nota de prensa que el texto del Ministerio sí anula la disposición andaluza, y que por tanto se está induciendo desde el SAS a los profesionales del sector de la Enfermería que prescriben medicamentos a incumplir la ley y a estar en situación de indefensión jurídica. Satse, que defiende la prescripción por los enfermeros, ha instado a la Junta a impugnar la orden ministerial, una medida que el consejero de Salud ha barajado pero que de momento no ha terminado de materializar.

Satse recalca en su escrito que «lamentablemente, la norma andaluza ha quedado anulada por el carácter de normativa básica del Real Decreto estatal, circunstancia que interesadamente obvia el gerente del SAS trasladando la responsabilidad de incumplir la ley a los propios profesionales, hecho de extrema gravedad y que puede generar graves problemas a los involucrados, además de demostrar una absoluta falta de respeto a la profesión enfermera, ninguneando su criterio profesional respecto a la aplicación de una norma básica estatal». En este sentido, el Sindicato de Enfermería se pregunta «si Aranda para dirigirse a sus compañeros de profesión les trasladaría un simple comunicado general sin destinatario concreto».

El Sindicato de Enfermería quiere dejar claro, «como ya ha hecho en múltiples ocasiones –subraya–, su rotundo rechazo al contenido del Real Decreto 954/2015 y las consecuencias que su retrógrada redacción tienen para el buen funcionamiento de los servicios sanitarios y para la seguridad de los profesionales. Sin embargo –insiste–, al tratarse de una norma estatal, no existe forma alguna de evitar su aplicación, que los profesionales sanitarios están obligados a acatar y cumplir en toda su extensión».

Según el gerente del SAS, al ser el decreto estatal una regulación transitoria y al no haberse derogado el de la Junta de 2009, la Consejería lo mantendrá en vigor «hasta tanto se proceda, en su caso a la adaptación a la legislación estatal y a la solicitud y obtención de las autorizaciones estatales correspondientes».

Por tanto, prosigue el comunicado, la Dirección Gerencia del SAS «estima que los enfermeros y enfermeras del sistema sanitario público andaluz pueden seguir realizando sus actuaciones específicas en el ámbito de la prestación farmacéutica de acuerdo con el decreto autonómico, sin perjuicio de las adecuaciones que se lleven a cabo en aplicación del Real Decreto cuando el mismo sea desarrollado».

El Servicio Andaluz de Salud también se compromete a facilitar el acceso a los enfermeros y enfermeras de la comunidad autónoma a la acreditación formal contemplada en la normativa del Ministerio, y a la incorporación de los protocolos o guía de práctica clínica y asistencial que se vayan publicando en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA).