Antonio Carreño en el uso de la palabra junto a Joaquín Roses, que lo presentó
Antonio Carreño en el uso de la palabra junto a Joaquín Roses, que lo presentó - RAFAEL CARMONA
LITERATURA

Los estados de ánimo epistolares de Lope de Vega y Góngora

El profesor de la Brown University Antonio Carreño desmenuza la relación por carta de los dos creadores del Siglo de Oro en la Casa Góngora de Córdoba

CÓRDOBAActualizado:

«Lope y Góngora revelan estados de ánimo que fijan un abanico de sentimientos encontrados: alegrías, enfados, estados, molestias, sospechas, humor, hambre, desdenes familiares, achaques, enfermedades, melancolía… Un variado despliegue de emociones que dibujan una sutil cartografía de la subjetividad que, a su vez, forma parte del retrato auténtico del gran poeta cordobés, Luis de Góngora». Lo ha dicho este jueves en Córdoba el profesor emérito de la Brown University Antonio Carreño, que ha dado en en la Casa Góngora la conferencia a «De Lope y Góngora: entre cartas». La charla ha desmenuzado el estado social, histórico y económico de la corte madrileña en las tres primeras décadas del siglo XVII y los avatares personales de Lope de Vega y Luis de Góngora a través de su literatura epistolar. La Cátedra Góngora ha organizado esta conferencia en el marco de la exposición «Príncipes de las Letras. Inca Garcilaso & Góngora», que se exhibe en la Mezquita-Catedral de Córdoba hasta el 12 de julio.

La conferencia, titulada «De Lope y Góngora: entre cartas» ha indagado en formas literarias que cultivaron ambos autores, como misivas, epístolas o billetes de amor que, según Carreño «eran moneda común entre los más insignes escritores del Siglo de Oro y formaban parte de un gran grupo de paratextos que circulaban, bien de forma independiente bien incrustados en otros géneros literarios, y que, ahora, nos ofrecen un reflejo del estado social, histórico y económico de la época».

Retrato de Lope de Vega
Retrato de Lope de Vega - ABC

El también escritor Antonio Carreño ha explicado que se trata de «cartas que surgen del arte espontáneo que mueve una necesidad, una atención familiar, un afecto no correspondido o un desdén por parte de amigos». Por ejemplo, en una de ellas, escribe Lope: «Otra vez me he visto con el de Góngora, que acaso hallé por la tarde con el Almirante. Está más humano conmigo, que le debo haber parecido más hombre de bien de lo que él me imaginaba». Mientras, en Góngora, aparecen continúas peticiones de ayuda económica para saldar préstamos, gastos de alimentos, alquileres de aposentos, coches de caballos, servicio doméstico y problemas con acreedores y arrendantarios, además de la constante crónica de quién se casaba con quién.

Asimismo, el doctor en lenguas románicas, Antonio Carreño, ha trazado también «el mapa de una básica cultura material, como el gusto de los dos escritores por las anguilas, las alcaparras, el tocino de Rute, el aceite que llegaba de Baena, las aceitunas negras y moradas…».

Luis de Góngora
Luis de Góngora - ABC

Las cartas, tanto en Lope como en Góngora no son, a juicio del especialista, «ajenas a la ambición política y al medro personal y, por tanto, se convierten en un noticiario sobre quién entra y sale en la corte, sobre quién pulula en torno al Palacio Real, sobre llegadas y salidas reales, y sobre enredos amorosos, sobre todo en el caso de Lope», ha señalado Carreño. «De ese modo», ha añadido, «las cartas constituyen una crónica de acontecimientos históricos como la enfermedad del rey, la indisposiciones y sangrías, los estados de ánimo, las idas y venidas de nobles, la situación política en Italia, el sonado caso del marqués de Siete Iglesias, las noticias sobre confesores, predicadores, encuentros en la calle, saludos y reconocimientos…».

«El Shakespeare de la literatura española»

El director de la Cátedra Góngora de la Universidad de Córdoba (UCO), Joaquín Roses, fue el encargado de hacer la presentación de Antonio Carreño que es profesor emérito de la cátedra William Duncan McMillan en la Brown University de Rhode Island. Carreño, que recibió el Premio Ramón Menéndez Pidal de la Real Academia de la Lengua por su monografía sobre Lope de Vega, cree que este autor «es el Shakespeare de la literatura española». Becado por la Fundación Guggenheim y Fulbright, Antonio Carreño también ha sido profesor visitante en las universidades Mar de Plata, Cuyo, Santiago de Compostela, Valencia, Kentucky e Illinois.

Entre sus publicaciones, destacan «El romancero lírico de Lope de Vega» (1979), «La dialéctica de la identidad en la poesía contemporánea» (1982), «Crónicas desde la Ribeira Sacra. Entre dos mundos» (2010) y «Crónicas de un maestro rural (de Boston a la Ribeira Sacra)» (2014).