Paco Morales, en su restaurante Noor
Paco Morales, en su restaurante Noor - ARCHIVO
TRABAJO

La nómina de grandes cocineros salidos de la escuela de Fátima

Sin relumbrón mediático, muchos profesionales se ganan la vida en restaurantes excelentes

CÓRDOBAActualizado:

MasterChef, Top Chef, Pesadilla en la Cocina, El Xef... Son sólo algunos de los programas televisivos que han proliferado como setas en los últimos tiempos en relación con la gastronomía de altos vuelos, y que han sido en cierto modo los culpables del más reciente «boom» por la hostelería, tanto a nivel formativo como de usuario. En el Departamento de Hostelería y Turismo del IES Gran Capitán son conscientes de ello y saben que hay una cifra significativa del alumnado que piensa que, tras ver la televisión y hacer un ciclo de este tipo, «van a acabar siendo chefs y grabando programas haciéndose famosos en dos días». Y no suele ser así.

En otras ocasiones, sin embargo, salta la liebre. De hecho, si de algo se siente orgulloso Raúl Márquez es que por el instituto cordobés han pasado suficientes personas de nivel como para crear una más que interesante base de profesionales que se desenvuelven muy bien en cargos de responsabilidad y que, si bien, «no hacen felices a las grandes masas, sí logran hacerlo a diario con un buen número de personas». Gracias a ellos, precisamente, los que despuntan lo consiguen con un brillo mayor, y los hay que están trabajando en Londres, Estados Unidos o Italia, en buenos restaurantes.

Sin acabar estudios

Conforman una especie de orla honorífica del centro. Por sus aulas han pasado Kisko García y Paco Morales, ambos estrellas Michelín (y que, sin embargo, no llegaron a terminar sus estudios porque la fama llamaba ya a sus puertas empezando muy pronto a trabajar); el también cordobés Manuel Villalba, que es la mano derecha del chef Dabiz Muñoz en DiverXo; Paco López, de La Cuchara de San Lorenzo, el jefe de cocina del Hospes Bailío, Javier Moreno; o Julián Polo, entre otras cuestiones, chef ejecutivo del Restaurante Las Tinajas.

Este mismo año acaba de destacar otro alumno que acaba de ser fichado por el cátering de Samantha Vallejo-Nájera (jurado en MasterChef), después de haber sido jefe de sala -maître, para entenderse- del Noor de Paco Morales, y que se ha marchado a Madrid sin haber terminado del todo sus estudios en Córdoba, ya que le falta por entregar el proyecto final. «Es algo muy habitual entre los que tienen ese algo y que nunca van a tener problemas para incorporarse al mercado laboral», explica Márquez.