La presidenta de Guadalquivir Futuro, en marzo de 2017, a la puerta de los juzgados
La presidenta de Guadalquivir Futuro, en marzo de 2017, a la puerta de los juzgados - VALERIO MERINO
«Caso mordidas»

Familiares de la presidenta estaban dados de alta en Guadalquivir Futuro de Córdoba, aunque no trabajaban

Aparecen en un listado de la Seguridad Social, pedido por la Fiscalía, pero una testigo defiende que no acudían a sus puestos

CÓRDOBA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El hermano de la presidenta de la Fundación Guadalquivir Futuro, María Ángeles Muñoz, y un primo hermano jerezano aparecen en el listado de trabajadores de dicha Fundación y de otros colectivos ligados a ella aportado por la Tesorería de la Seguridad Social, a petición de la Fiscalía, en la causa de las «mordidas», que investiga cómo esta ONG se quedaba parte de los suelos de personas contratadas con fondos del plan Emple@ de la Junta, aunque estas dos personas «nunca se movieron de Jerez a Córdoba».

Así lo testificó ante la jueza en su declaración la sobrina de María Ángeles Muñoz en su esclarecedor relato sobre cómo actuaba Guadalquivir Futuro, entidad afín al PSOE.

En concreto, el hermano de María Ángeles Muñoz aparece como trabajador de esta ONG, pese a vivir en Jerez, en un período (1-3-2015 al 31-08-2015); y en el caso del primo hermano de la presidenta durante el mes de diciembre de 2015. En la declaración que hizo su sobrina, indicó que estas personas no han vivido ni han viajado a trabajar esos meses a la capital cordobesa.

También hubo vinculaciones laborales por parte del vicepresidente de la Fundación, José Antonio González Adame. Concretamente, él mismo estuvo contratado en otro de los colectivos que conforman esta trama -también están Jóvenes Hacia el Futuro y la Asociación de Vecinos Nuevo Guadalquivir-, del 28 de enero al 28 de julio de 2015. En cuanto a sus parientes, en el listado de la Tesorería aparece su hermana. Esta trabajadora aparece dada de alta en la Tesorería de la Seguridad Social del 1 de noviembre de 2013 al 16 de febrero de 2017, prácticamente hasta que salta el escándalo de las «mordidas» publicado por ABC.

Según la testigo, sobrina de la presunta cabecilla de esta trama, la hermana de Adame realizaba tareas domésticas en casa de Ángeles Muñoz.

Además, también aparece como empleada la mujer de José Antonio Adame que se supone que estuvo trabajando en la Fundación desde enero de 2013 hasta noviembre de 2016, según la Tesorería de la Seguridad Social.

Según fuentes jurídicas consultadas por ABC, de comprobarse la veracidad de estos hechos, podrían constituir un delito de fraude a la Seguridad Social. La sobrina de la presidenta de la Fundación hizo estas declaraciones en su segunda vuelta a los juzgados de Córdoba para declarar ante otra instancia (Juzgado de Instrucción numero 5), por las diligencias abiertas por una pieza separada y derivada de la ampliación de la querella presentada en agosto pasado por Podemos.

Una medida adoptada tras una grabación de esta mujer en la que relataba los manejos de su tía ante su familia de Jerez de la Frontera con recursos de los colectivos que lidera en Córdoba.

Como ya publicó ABC, la sobrina de Muñoz ya compareció ante la jueza que lleva el caso alegando que su tía realizaba continuos viajes de Córdoba a Jerez para «llevar dinero» de las «subvenciones de los tontitos». De igual modo, apostilló que su familiar presumía de «que tenía agarrados por los cojones a Juan Pablo Durán [exsecreario provincial del PSOE y presidente del Parlamento andaluz] y a Rosa Aguilar [consejera de Justicia y exalcaldesa de Córdoba]». En esta ocasión, el pasado mes de febrero ratificaba ante el togado su última declaración aunque ampliaba algunos detalles.