Fernando García de Cortázar, historiador, escritor y colaborador de ABC
Fernando García de Cortázar, historiador, escritor y colaborador de ABC - José Ramón Ladra
CULTURA

Fernando García de Cortázar: «Los católicos han aceptado dogmas laicos que tendrían que combatir»

El historiador y escritor presenta este miércoles en Córdoba «Católicos en tiempos de confusión»

Córdoba Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El historiador y escritor Fernando García de Cortázar presenta esta miércoles 27 de marzo en Córdoba (a las 19.30 en la Fundación Miguel Castillejo) «Católicos en tiempos de confusión», en el que habla sobre el papel de los cristianos en la sociedad de hoy. Director de la Fundación Vocento y autor prolífico, su reciente «Viaje al corazón de España» resume en parte su trabajo y su sentir al escribir sobre su país.

Si por algo se caracteriza este tiempo, ¿es por la dificultad de los católicos para hacerse oír y para ganarse el respeto de mucha gente?

Creo que las dos cosas, sí. A veces los católicos, desde una época en que la izquierda los mandaba a las sacristías, en el siglo XIX, han seguido la idea de que sólo deben dejarse ver en el ámbito íntimo o privado. Este libro trata de decir lo contrario, que más allá de lo que viva en el ámbito privado tiene que tener una manifestación en la vida pública. No se puede ser muy religioso en el ámbito privado y luego ser un tiburón en el ámbito público y un feroz capitalista que no se preocupe de buscar una igualdad en la sociedad.

Estamos en pleno proceso electoral. ¿Los católicos son un caladero del que pescar votos cuando hay elecciones acercándose a ellos para después despreciar sus valores?

Los mensajes eclesiásticos cada vez cunden menos, pero sí entiendo que a veces hay movimientos o partidos políticos que tratan de capitalizar ese sentimiento. En la transición se evitó un partido que tenía prestigio en otros sitios, como la democracia cristiana, y que había tenido su actividad en la transición. Se trató de evitarlo para no caer en lo que había sido el nacionalcatolicismo, y ahora no hay ningún partido que pueda reinvindicar el ser el partido de los católicos o al que los católicos deban votar.

¿En qué medida la situación actual en que los cristianos están relegados puede ser responsabilidad de la pobreza de su propio testimonio?

Mucha. Del régimen anterior con el nacionalcatolicismo se ha pasado ahora a un anticlericalismo feroz, y no hay que confundir un sano laicismo de dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, con este anticlericalismo que a veces domina a la izquierda. Tratan mucho más con otros credos, como el Islam, que con las manifestaciones católicas. No son verdaderamente laicos, porque no son tan agresivamente militantes contra otros credos. Creo que bajo este punto de vista, los católicos han aceptado ser relegados por un sentido de culpabilidad de actuaciones poco ejemplares de la Iglesia en la historia. Pero sobre todo porque yo creo que el instinto de acomodación les has hecho aceptar fácilmente determinados dogmas de la sociedad laica, que tendrían que combatir.

«No hay ningún partido que pueda reivindicar ser el partido al que los católicos deberían votar»

¿Como cuáles?

Este hembrismo que a veces se da en esta sociedad laica, por impulso de lo que yo llamo la policía del pensamiento, no tendría por qué tener en la Iglesia ese reflejo. Se debería pensar en otro tipo de temas antes que en el lenguaje. Podría pensarse en una mayor aceptación de la condición femenina, pensando en si deben ordenarse. Vemos que nuestras iglesias están semivacías y el 90 por ciento a veces son mujeres, y es claro que el protagonismo no lo tienen en la Iglesia.