El cuadro de la polémica, expuesto en la Diputación de Córdoba
El cuadro de la polémica, expuesto en la Diputación de Córdoba - Valerio Merino
DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

La Fiscalía archiva la denuncia del PP de Córdoba contra el cuadro de «Maculadas sin remedio»

No ve intencionalidad de herir los sentimientos religiosos en la polémica obra

L. M. / P. G-B.
CórdobaActualizado:

La Fiscalía de Córdoba ha decidido archivar la denuncia del PP y de Abogados Cristianos contra el polémico cuadro de la exposición «Maculadas sin remedio», que se consideraba ofensivo contra los sentimientos religiosos. Lo hace por no apreciar «intencionalidad» de este delito en el cuadro que formó parte de una exposición en la Diputación Provincial de Córdoba, a cargo de un colectivo de artistas.

La resolución del Ministerio Fiscal acuerda «el archivo de estas diligencias de investigación, al entender que no están suficientemente acreditados que los hechos denunciados sean constitutivos de infracción penal». En definitiva, según recoge el escrito de la Fiscalía, «entendemos que las imágenes utilizadas en la obra expuesta no está acreditado suficientemente que supongan un escarnio de los dogmas, creencias, ritos o ceremonias de la Iglesia Católica de aceurdo con la doctrina jurisprudencial expuesta y tampoco consideramos suficientemente acreditado que la intención de la autora de la obra haya sido la de ofender los sentimientos de los miembros de la religión católica sino revindicar sus ideas, con mayor o menor acierto, lo que no valoramos». La Fiscalía se remite a la sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla donde recoge que «no basta con que se ofendan los sentimientos religiosos de otros, sino que se requiere que esa conducta haga escarnio de los dogmas, creencias ritos o ceremonias de una confesión religiosa y, además se realice con la expresa e inequívoca intención de ofender esos sentimientos religiosos».

El cuadro mostraba a una mujer con la estética de las Inmaculadas de Murillo, pero semidesnuda y tocándose. Eso provocó una gran polémica por considerarse ofensivo contra los sentimientos religiosos. En las primeras horas el PP decidió ponerlo en conocimiento de la Fiscalía, que ahora ha archivado la causa, pero hubo más problemas.

Poco después, una persona rasgó el cuadro, lo que aumentó la polémica y dio al caso mucha notoriedad, aunque la autora insistió en que no era una imagen de la Virgen María, sino un autorretrato de ella misma. Tanto el PP como Ciudadanos se mostraron en contra de la exhibición de obras así, aunque la izquierda defendió la libertad de creación artística.