Imagen de la nueva ópera «Fuenteovejuna» que se estrena hoy en el Teatro Campoamor de Oviedo
Imagen de la nueva ópera «Fuenteovejuna» que se estrena hoy en el Teatro Campoamor de Oviedo - ABC
Cultura y espectáculos

«Fuenteovejuna» cobra vida de nuevo en forma de ópera

El Teatro Campoamor de Oviedo estrena hoy esta obra en la que está el tenor cordobés Pablo García-López

CórdobaActualizado:

EL Teatro Campoamor de Oviedo, en Asturias, vivirá esta noche una velada histórica con su primer estreno mundial de una nueva ópera, algo de lo que pocos coliseos pueden vanagloriarse y menos en una ciudad de tamaño medio. La producción además no es bagatela, sino una aventura artística en toda regla: la primera adaptación operística de la «Fuenteovejuna» de Lope de Vega, obra que se publicó hace justo ahora 400 años. Uno de los grandes textos dramatúrgicos del inagotable Siglo de Oro español e inspirado en un suceso ocurrido en la localidad cordobesa de Fuente Obejuna durante el reinado de los Reyes Católicos. Texto miles de veces representado pero que nunca hasta hoy tuvo versión operística, algo que cambiará gracias al empuje del teatro ovetense y a un selecto grupo de profesionales.

Libreto de Javier Almuzara

El libreto corre a cargo del poeta asturiano Javier Almuzara, mientras que de la partitura y orquestación se ha encargado el músico Jorge Muñiz. Dirige el madrileño Miguel de Arco, director escénico distinguido en 2017 con el Premio Nacional de Teatro, y en su elenco comparecen cantantes de la talla de la soprano granadina Mariola Cantarero. El acento cordobés, más allá del origen de la obra de Lope, lo pone el tenor Pablo García-López (Córdoba, 1988), que en dos de las cuatro representaciones programadas interpretará el personaje de Mengo, contrapunto humorístico de la obra original que aquí se torna más dramático. Entre el público, como invitada, se espera a la alcaldesa de Fuente Obejuna, Silvia Mellado, buena conocedora del clásico pues ella misma ha actuado en varias ocasiones en la representación popular de la obra que realizan los vecinos de la localidad del Alto Guadiato durante los veranos.

El comendador de la ópera amenazado de muerte
El comendador de la ópera amenazado de muerte - ABC

El estreno llega rodeado de ilusión tanto en Oviedo, que nunca vivió algo así, como en el equipo que conforma esta ambiciosa producción. Se muestran convencidos de que tienen algo importante entre las manos. Quizá una pieza llamada a integrar el repertorio habitual de los teatros de ópera. En eso confía Pablo García-López, encantado de hacer parada en Oviedo dentro de su repleta agenda internacional, y también el escritor Javier Almuzara, que reconoce la dificultad de llevar a la ópera el clásico teatral.

En declaraciones a ABC, Almuzara explica que era «imposible» meter en esta versión lírica los 2.500 versos que tiene el original, por lo que la única solución fue «descomponer» el clásico del Fénix de los Ingenios para luego reconstruirlo desde el respeto al espíritu reivindicativo y social que tiene la obra. El resultado es una ópera en tres actos y construida totalmente en verso, cuyo libreto acaba de ser publicado por el sello sevillano Renacimiento. Va dispuesto, según explica el escritor, en estrofas típicas del XVII, pero con un lenguaje que «no le resultará raro al espectador del siglo XXI».

La unión del pueblo

La temática profunda, por supuesto, aborda lo que cualquier espectador de teatro recuerda de esta obra de Lope: la unión del pueblo, de la gente común, contra la opresión y la tiranía del poderoso. Un asunto que Almuzara considera de absoluta vigencia. El escritor apunta a que se ha optado para reforzar este mensaje por una ópera clásica, marcada por la reconocida influencia de Mozart en Jorge Muñiz y en especial por el influjo de óperas como «Las bodas de Fígaro» o «Don Giovanni». «Jorge -explica Almuzara- ha logrado una partitura magnífica, de una gran armonía; una composición difícil para los músicos pero para fácil para el disfrute del público».

El propio Muñiz ha explicado sobre esta ópera, la segunda que compone en su carrera, que «a medida que avanza la obra crece la espiral de degradación». Sostiene al respecto que no hay una referencia directa a Mozart, pero sí «una inspiración en la estructuración de las escenas, en la interacción de los personajes y en la estructura musical de las arias, los dúos y recitativos». Muñiz, profesor de Composición y Armonía en la Universidad de Indiana, en Estados Unidos, a donde llegó con una beca del programa Fullbright, explica sobre la partitura que «lo fundamental para mí es que esta obra se entienda» y defiende que «es muy activa rítmicamente». Hay en ella por ejemplo rastros de géneros populares de nuestro tiempo «como el Motown, el Jazz o, incluso, en la esencia musical y en la prosodia de los textos, el Hip Hop».

El trasfondo social

También encantado con la música y con el texto se muestra por último el cordobés Pablo García-López. El tenor explica que proceder de una zona cercana a la Fuente Obejuna real -su familia es natural de Los Pedroches- le ha ayudado a entender algunas claves del texto de Lope. «Creo que se ha logrado una ópera muy completa, que además tiene un trasfondo social marcado, fuerte», agrega. El tenor también destaca la dirección escénica de Miguel del Arco, que les ha ayudado en la dramatización de un texto tan teatral como «Fuenteovejuna» y a interiorizar «su mensaje universal».

La ópera cuenta con un interesante elenco de artistas
La ópera cuenta con un interesante elenco de artistas - ABC

«Estoy muy metido en esta ópera, muy ilusionado», explica un García-López que tiene grandes retos por delante. Por ejemplo, debutar en noviembre el Teatro Maestranza de Sevilla, donde participará en el reparto de «El retablo de Maese Pedro», de Manuel de Falla, o volver a cantar con Plácido Domingo en el Palau de les Arts de Valencia en la celebración del aniversario del Centro de Perfeccionamiento para cantantes que tiene el gran tenor español, y en el que García-López estuvo becado en sus inicios. También acudirá a Berlín para interpretar «La bella molinera», de Schubert, pieza vocalmente compleja y que otorga gran prestigio en el mundo de la lírica, o volver al territorio conocido de «Turandot» de Puccini, ópera que se ha convertido en habitual en su repertorio.

Muchos objetivos en el horizonte, algunos de ellos muy esperados con el debut hispalense, a los que ahora se añade otro: el de estrenar algún día esta «Fuenteovejuna» operística de Muñiz y Almuzara en el Gran Teatro de Córdoba o, cuando menos, en un coliseo andaluz. Sería en cierto modo una forma de cerrar el círculo, pues la nueva «Fuenteovejuna» lírica regresaría a los territorios sureños en los que sucedió el hecho que dio pie a este drama universal del Siglo de Oro español.

En manos de los «comendadores» culturales de acá queda explorar esa opción mientras que por el Norte, allá en Oviedo, se abre esta noche un telón tras el cual se convertirá en música lo que hasta hoy, y durante cuatro siglos, únicamente fue voz. El inolvidable grito colectivo de «¿Quién mató al comendador? Fuenteovejuna, señor».