Ángeles Muñoz y Cristian Menacho en los juzgados
Ángeles Muñoz y Cristian Menacho en los juzgados - VALERIO MERINO
TRIBUNALES

Guadalquivir Futuro llegó a dar de beneficio un 34% de lo ingresado

El peritaje de las cuentas arroja que la entidad se quedó con un 34 por ciento de lo que ingresaba para fines sociales

CÓRDOBAActualizado:

La Fundación Guadalquivir Futuro, sentenciada por cobrar mordidas ilegales a los parados que les enviaba la Junta para su contratación, llegó a ser un magnífico negocio, si es que ese término se puede destinar a una organización no gubernamental que se dedica a la asistencia social. De hecho, llegó a dar beneficios como consecuencia de recibir mucho más dinero del que, al parecer, necesitaba para sus fines sociales. Esa es una de las conclusiones que arroja el peritaje de las cuentas de los ejercicios de 2015 y 2016 encargadas en el juzgado de instrucción que investiga las mordidas a los contratos del Emple@.

En concreto, el auditor refleja que en el año 2015 la fundación llegó a dar unos «beneficios» cercanos a los cien mil euros para un presupuesto general de ingresos obtenidos que superaba los 275.000. A grandes rasgos, uno de cada tres euros recibidos por la organización no fueron aplicados a programas concretos y eso ocurría en una entidad que fue magníficamente tratada por el Partido Socialista, que la regó de subvenciones a cambio de, según sus trabajadores, de realizar activismo político en beneficio del partido en la zona donde operaba.

El informe pericial reseña que los beneficios nunca fueron declarados como lo que era, una plusvalía. Buena parte de las actividades sociales que llevan a cabo las fundaciones están exentas de los tributos correspondientes. Pero no todas las actividades que llevaba a cabo la entidad se podían encuadrar en la pura labor social. También facturaban a empresas privadas por trabajos mercantiles como la limpieza de centros. Y esas sí son actividades que tienen que pasar por el control del fisco cuando generan lo que puede considerarse como un beneficio empresarial.

Subvenciones y encargos

Guadalquivir Futuro manejó mucho dinero en relativamente poco tiempo. Si se suman todos los conceptos de las contabilidades entregadas al juzgado (parte de las mismas desaparecieron en un « ataque informático» al asesor que les llevaba los papeles), revelan que en esos dos ejercicios los ingresos reflejados superan los 720.000 euros entre subvenciones públicas, aportaciones de programas sociales de privados como Cajasur y encargos como el que les hizo el Imdeec para organizar un curso con los cuantiosos fondos del Urban Sur.

En anteriores reportajes publicados en la investigación realizada por ABC, se reflejaba que la cifra podía superar los 700.000 euros de ayudas públicas en tres años. En realidad, ese dinero se manejó en dos ejercicios. Y la actividad que desarrolló la entidad Jóvenes hacia el Futuro -que recibió mucho dinero de la Junta- es una incógnita. Nunca llevó una contabilidad que pueda definirse como tal a pesar de que es obligatorio tanto en la actividad ordinaria como en numerosos programas de subvenciones públicas que obligan a llevar registros separados y cuentas corrientas distintas para manejar el dinero de los programas públicos.