Interior de la taberna El Gallo, en la calle María Cristina
Interior de la taberna El Gallo, en la calle María Cristina - Valerio Merino
RESTAURACIÓN

El Gallo cierra después de 83 años como una de las tabernas más clásicas de Córdoba

El fallecimiento de la dueña aboca a la desaparición de un clásico de la hostelería

CórdobaActualizado:

Si había que pensar en una taberna clásica de Córdoba había que pensar en El Gallo, que no sólo podía presumir de una historia larga, que arrancó en 1936, sino también de una estampa inmutable de taberna antigua en las formas y de culto al buen vino. Ahora, este establecimiento emblemático de la calle María Cristina cierra sus puertas.

El detonante ha sido el reciente fallecimiento de la dueña del establecimiento, que regentaba el negocio junto a su marido. Desde ese triste suceso, esta semana, el establecimiento permanece cerrado por defunción, según un cartel en la puerta. Este hecho, unido a otros problemas con el alquiler, han llevado al propietario a cerrar la taberna El Gallo.

Su edad y la de los trabajadores que todavía atendían la barra (otro se había jubilado hace muy poco) hacen difícil el relevo al frente de la taberna El Gallo, con la que se cierra una historia larga de fidelidad. El establecimiento debe su nombre a un gallo que ganó muchas peleas y cosechó por lo tanto mucha fama en Córdoba.

Se caracterizaba por sus buenas tapas y sobre todo por el vino, el «Solera Olorosa», el «Fino Amargoso» y el «Especial fino», que tanto apreciaban los amantes de los caldos de Montilla-Moriles.