Pedro García, junto a los grupos de Ganemos e IU
Pedro García, junto a los grupos de Ganemos e IU - Valerio Merino
Política

Ganemos Córdoba presiona a Pedro García y no le apoyará en votaciones de Urbanismo

Decide no votar más licencias de bares y apartamentos turísticos en el Casco

CÓRDOBAActualizado:

El grupo municipal de Ganemos decidió ayer que no seguirá más la unidad de acción con Izquierda Unida y el PSOE, pactada en la investidura, en un departamento muy concreto: la Gerencia Municipal de Urbanismo. Y un tema con el que ha tenido diferencias notables con el resto de grupos: los permisos a bares y apartamentos turísticos en la zona del Casco Histórico. Concretamente, en el Paseo de la Ribera. Esto ocurre en plena pugna por la candidatura de la confluencia. Podemos y Ganemos ya han dicho que no quieren al teniente de alcalde de Urbanismo, Pedro García.

El portavoz municipal de Ganemos, Rafael Blázquez, distribuyó unas declaraciones en las que aseguraba que su grupo siempre votará «no» en adelante para este tipo de asuntos. Legalmente, las licencias son procedimientos reglados. En cuanto se cumplen las condiciones, no es posible una negativa digan lo que digan los políticos.

El grupo municipal de Ganemos entiende que la concesión de este tipo de permisos están haciendo un daño relevante en la zona porque expulsan a los vecinos que residen en estos barrios, generan molestias muy relevantes e impiden que se lleve a cabo una vida normalizada. La agrupación de electores ha exigido la realización de una innovación del Plan del Casco Histórico que ponga tope a estos usos.

Izquierda Unida decidió llevar al consejo rector de la Gerencia de Urbanismo una propuesta para desarrollar esta medida que incluía un año de moratoria para apartamentos turísticos. La medida no tenía incidencia en las Viviendas de Usos Turísticos, una categoría propia que señala a las casas y pisos particulares que se destinan total o parcialmente al alojamiento de visitantes. La medida de la moratoria nunca tuvo el consenso e IU decidió eliminarla, lo que provocó un severo enfado tanto en la agrupación de electores como en una parte del propio grupo municipal de Izquierda Unida.