Gregory Kunde, que encarnará a Otello, durante una representación de una ópera
Gregory Kunde, que encarnará a Otello, durante una representación de una ópera - EFE
MÚSICA

Gregory Kunde trae a Córdoba la mejor ópera con su «Otello»

El tenor, uno de los más importantes del mundo, llega al Gran Teatro con uno de sus grandes papeles

CórdobaActualizado:

En la inmortal obra de William Shakespeare, musicada por el maestro Verdi y una de las más grandes óperas, si no la que más, surgidas de su genio, cuando Otello llega al Puerto de Chipre, tras haber vencido a los turcos y sobrevivido a una tremenda tempestad, la multitud le aclama, mientras que el héroe canta el «¡Esultate!» («¡Alegraos!»), en un pasaje tan memorable como breve y dificultoso. Todos, efectivamente, se alegran menos el siniestro Yago quién, por despecho, confiaba en la muerte del Moro y cuyas primeras palabras, más bien las segundas, son «¡Que el seno frenético del mar sea su tumba!». Y a partir de ahí empezarán sus turbias maniobras en una tremenda historia de celos políticos y humanos que causarán la desgracia fatal de Otello y Desdémona.

Teatro musical sencillamente perfecto es el Otello verdiano. Una ópera que nunca uno debe perderse y menos si se le ofrece en una producción que cuenta, ahí es nada, con un trío protagonista como el formado por Gregory Kunde, Ángel Ódena y Svetlana Aksenova; con la dirección musical de Miguel Ortega, grande en el foso y reciente y exitoso autor operístico, y en fin, con la Orquesta de Córdoba, el Coro de Ópera Cajasur y el estupendo tenor, en un papel que ha de quedársele corto, Francisco Corujo, sin olvidar a Domingo Ramos transformado en la voz y en la figura.

Grandes papeles

Kunde es uno de los grandes tenores desde hace muchos años que pisa los más importantes escenarios del mundo y alterna papeles tan dispares como los de Roberto Devereux y Otello, de cuyo rol se ha convertido en intérprete de referencia; sin olvidar los de Pollione y Calaf, con todos los cuales, y de ello he sido testigo, ha triunfado más o menos recientemente en nuestro Teatro Real. Ejemplar resulta su «¡Esultate!» en el Otello que veremos, como muchos otros pasajes en ésta (un bacio… un bacio ancora…) y otras de las óperas citadas.

Baritonazo Ángel Ódena, quien ya triunfó en Córdoba con aquel «Macbeth» que, desde entonces, incorporó a su cada día más extenso repertorio, en el que figuran muchos de los más grandes títulos de Giusseppe Verdi. Nunca he visto en escena a la Aksenova, salvo quizás en Alemania, mas de ella existen las más brillantes referencias. Esta misma temporada, al parecer, la soprano rusa debutará en la Ópera Nacional Alemana, de Berlín, como Elisabeth en Tannhaüser. La espero con ilusión en la «canción del sauce» y confío que esté a la altura de sus compañeros.