Isabel Albás y José María Bellido
Isabel Albás y José María Bellido - Valerio Merino
Municipal

¿Qué hará el cogobierno de Córdoba en los cien primeros días de gestión política?

Bajar impuestos, devolver su nombre a Cruz Conde a Vallellano y parar la innovación de Cosmos

Córdoba Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El equipo de gobierno del PP y Ciudadanos del Ayuntamiento de Córdoba ha fijado en su primera reunión de trabajo la agenda que seguirá en los cien primeros días de trabajo a imagen y semejanza de lo que hizo el de Juanma Moreno en la Junta. Se trata de un documento de una veintena de puntos que se centra en materias económicas y fiscales pero también en otros aspectos de la gestión. El alcalde, José María Bellido, y la primera teniente de alcalde, Isabel Albás, han explicado que se trata de impulsar y visualizar el cambio político salido de las municipales.

Desde el punto de vista simbólico, el cogobierno tramitará una reforma del nombre de tres calles recientemente modificadas. El Foro Romano, la avenida del Flamenco y la plaza de los Derechos Humanos volverán a denominarse Cruz Conde, Vallellano y Cañero, respectivamente. Será una actuación sujeta a recursos de entidades memorialistas. El resto de las calles modificadas se quedan como están. Una de ellas ya está en los tribunales.

Se anularán dos innovaciones, la de Cosmos y la de usos del Casco Histórico. Ambas estaban literalmente en vía muerta ya que el PSOE e IU nunca fueron capaces de ponerse de acuerdo. El objetivo, aseguró Bellido, es imponer una política en la que las empresas «consideren al Ayuntamiento un aliado».

Bellido afirmó que la bajada de impuestos es una clave de estos cien primeros días. La propuesta es reducir el IBI, volver a la bonificación para familias numerosas que reformó el anterior gobierno, bajar el impuesto de vehículos bonificando determinadas casuísticas, suprimir de forma efectiva el Impuesto de Obras y la práctica anulación del impuesto de plusvalías en supuestos «mortis causa» abaratando las herencias.

La Gerencia de Urbanismo será sometida a una auditoría de gestión para establecer qué necesidades tiene y cuáles son los fallos se cometen en su gestión. El cogobierno asegura que acabará la actual precariedad de las instalaciones deportivas, se impulsará una nueva política de limpieza viaria y se mejorarán los trabajos relacionados con la promoción turística.