El helicóptero ha caído en el embalse de Iznájar
El helicóptero ha caído en el embalse de Iznájar - MANOLO OSUNA
SUCESOS

Un piloto de 53 años, único ocupante del autogiro accidentado en el pantano de Iznájar

Bomberos y efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas trabajan en el rescate; la aeronave había salido del aeródromo de Antequera y las primeras hipótesis apuntan a que chocó contra un tendido eléctrico

Actualizado:

Un hombre de 53 años, vecino de Málaga, es el único ocupante del autogiro que siniestrado en el pantano de Iznájar (Córdoba) sobre las 11.20 horas de la mañana de este martes, según ha podido saber ABC. El cuerpo de este piloto se encuentra en el interior de la aeronave en una zona muy profunda del embalse lo que podría complicar las tareas de rescate.

Los operativos de emergencia trabajan en el rescate del aparato, que los testigos presenciales confundieron inicialmente con un helicóptero pero resultó ser un autogiro biplaza, de dimensiones más pequeñas. Las primeras hipótesis apuntan a que podría haber chocado contra unos cables que provocaron una explosión en el aparato, según ha expuesto en declaraciones a los periodistas el capitán de la Guardia Civil Antonio Quijano.

La Guardia Civil ha movilizado medios aéreos y acuáticos que están reconociendo la zona y estudiando la forma de intentar localizar el autogiro y reflotarlo cuanto antes, ha afirmado Quijano.

A las 11.21 horas se atendía en el Teléfono de Emergencias 112 varios avisos de testigos que informaban de la caída de un helicóptero tipo libélula en la zona del embalse de Iznájar. Rápidamente, el centro coordinador alertó a Guardia Civil, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), Bomberos de Lucena y Puente Genil y Policía Local, así como al Centro de Control de Tránsito Aéreo y el Centro de Coordinación y Rescate.

Según los primeros datos aportados por Guardia Civil, se trata de un helicóptero que había salido del aeródromo de Antequera (Málaga). Al operativo se ha sumado también un rescatador y un sanitario de la Base de Armilla, además de la Policía Autonómica y efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil.

El piloto malagueño del aparato siniestrado pertenecía al Club Aeronáutico de Antequera (Málaga).