Explotación ganadera en Los Pedroches, cuyo cierre motivó la agresión al veterinario
Explotación ganadera en Los Pedroches, cuyo cierre motivó la agresión al veterinario - QUERCUS
POZOBLANCO

Dos hermanos se enfrentan a 22 años de cárcel por intentar matar a un veterinario en Pozoblanco

Agredieron al funcionario después del cierre de su explotación ganadera

CórdobaActualizado:

Dos hermanos de Pozoblanco serán juzgados este jueves en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba acusados de intentar matar a un veterinario de una Oficina Comarcal Agraria de Pozoblanco (OCA) por no estar conforme con la orden de cierre de la explotación ganadera familiar. Los dos hermanos se enfrentan a penas de prisión que suman 22 años de cárcel porque al delito de atentado contra un funcionario público se le suma el de intento de homicidio y el de daños a la oficina comarcal.

La Fiscalía en su escrito de acusación particular recoge que los dos hermanos, como consecuencia de la notificación realizada horas antes a la madre de ambos como titular de la explotación ganadera de la suspensión en el registro de dicha explotación, conjuntamente y previo plan preconcebido para ello, el día 24 de agosto de 2016, sobre las 10.30 hroras se dirigireron a la OCA de Pozoblanco. Una vez allí, según el relato del Ministerio Público, entraron en la misma de forma brusca, y buscaron al Inspector Veterinario quien se encontraba en la tercera planta del edificio, donde el funcionario público presta sus servicios.

Por la escalera

Cuando lo localizaron, llevados por el ánimo de acabar con la vida del veterinario abordaron sorpresivamente por detrás, le propinaron fuertes puñetazos, golpes y empujones; hasta lograr arrinconarlo contra la barandilla de la escalera del tercer piso, con clara intención de lanzarlo y de esta forma conseguir su objetivo, el cual no consiguieron gracias a la intervención de los testigos allí presentes. Al mismo tiempo que le decían «estas muerto, te vamos a matar, a mi madre no la amenazas nunca más».

La víctima consiguió zafarse de ellos, y comenzó a bajar la escalera, pero uno de los acusados, sin poder determinar cual, le propinó una patada en la espalda y lo hizo rodar por las escaleras, quedando contra la pared del descansillo, donde ambos acusados continuaron propinándole golpes con intención de menoscabar su integridad física. Como quiera que testigos presentes acudieron a socorrer a los acusados, con intención de menoscabar los bienes ajenos, salieron del edificio dando golpes a las puertas de entrada y rompiendo los cristales de la oficina.