TRIBUNALES

Un hombre de 41 años se enfrenta a 10 años de cárcel por abusar de un niño de 13 años en Córdoba

El acusado lo invitó a su casa tras contactar a través de una aplicación móvil

CórdobaActualizado:

Un hombre de 41 años se enfrenta a 10 años de cárcel acusado de un delito de abusos sexuales continuados a un niño de 13 años, con el que contactó a través de una app de contactos homosexuales en noviembre de 2016 en la capital cordobesa.

La Fiscalía recuerda en su escrito que en la citada fecha el menor descargó en su teléfono una aplicación móvil de contactos homosexuales, a pesar de no tener la mayoría de edad exigida en dicha app, y creó su perfil con un apodo. El mismo día, el acusado, J.M.O., de 41 años, utilizando otro nombre ficticio de usuario contactó con el niño a través de la aplicación y tras entablar conversación con él a través del chat privado, le invitó a que fuera a su domicilio. En la misma conversación le indicó al acusado que en realidad tenía 16 años.

Tras la conversación, el menor se personó ese mismo día en la vivienda del acusado, en Córdoba. Allí el acusado, sin asegurarse en ningún momento de la edad del menor, y aprovechándose de su inmadurez, a sabiendas de su escasa experiencia sexual, «con ánimo de satisfacer sus deseos libidinoso», mantuvo relaciones sexuales completas.

Dichos hechos, según el escrito de la acusación pública, se repitieron al menos en dos encuentros más durante el mes de noviembre de 2016 y en el mismo domicilio del acusado.

Pena en grado máximo

Los hechos, según la Fiscalía, constituyen un delito continuado de abuso sexual, por lo que procede imponer al acusado la pena de 10 años de prisión.

Se trata de una pena en su grado máximo según recoge el artículo 181 del Código Penal, donde se define el abuso sexual como el acto que atentare contra la libertad e indemnidad sexual, sin consentimiento de la víctima y sin violencia ni intimidación.

El juicio se celebrará este mes de julio en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba. En el escrito del fiscal se recoge además que el acusado que cuenta en la actualidad con 42 años ya había sido condenado por dos delitos contra la propiedad intelectual en los años 2002 y 2004, a penas de seis meses de multa, susceptibles de cancelación.