Un grupo de turistas en el interior de la Mezquita-Catedral
Un grupo de turistas en el interior de la Mezquita-Catedral - VALERIO MERINO
TURISMO

Los hoteles de Córdoba mantienen sus expectativas de un buen verano de pernoctaciones

Los establecimientos se sitúan en las previsiones de la Junta de Andalucía de un aumento del 2 por ciento o las superan

CórdobaActualizado:

Los hoteles de Córdoba disfrutan de viento de cola en verano, en meses que tradicionalmente eran considerados de temporada baja, y confirman con sus estadísticas las previsiones alentadoras de la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía, que cifra en un 2 por ciento la mejora en pernoctaciones en comparación con el verano de 2018.

La climatología no tan sofocante, un perfil turístico más familiar, predominantemente nacional -muchas veces paran aquí en su viaje a la playa-, y la clara apuesta de Córdoba por la cultura y la pujante gastronomía son los factores que están alimentando ese incremento para el sector hotelero.

El dato es significativo. Los hoteles cordobeses, según las previsiones de la Junta, tendrán un 2,1% más de pernoctaciones en julio que hace justo un año. Esa mejora es idéntica en porcentaje a la que calcula el Ejecutivo autonómico que se dio en el mes de junio -no hay datos aún de agosto-.

Hay que tener en cuenta que, pese a que siguen siendo meses de temporada baja, junio, julio y agosto muestran una línea creciente en los últimos años. En 2013, se quedaron cerca de aportar 200.000 visitantes a la cifra total de turistas de la capital de ese año -contribuyeron con el 24%-. En 2018, esa cifra fue de 236.191, y aportaron el 24,6% del global.

«La evolución en los últimos años se está notando. Estamos lejos de llegar al punto que nos gustaría en relación al resto del año, porque las vacaciones por antonomasia son playa y sol y ante eso es difícil competir, pero el esfuerzo que se está haciendo en identificar a Córdoba como capital cultural y gastronómica está repercutiendo positivamente», se ufana Francisco de la Torre, presidente de Hostecor, Asociación de la Hostelería de Córdoba.

En este sentido, cita varios eventos concretos que han impulsado las cifras de pernoctaciones en la ciudad. «Que la Junta haya promovido las visitas nocturnas a Medina Azahara ha tenido una importante respuesta en el turismo, al igual que la organización del Ayuntamiento de Córdoba con el Festival de la Guitarra», explica De la Torre.

Que Andalucía sea un destino natural de playa también beneficia a Córdoba, en opinión del máximo representante de Hostecor: «Todos aquellos turistas que recalan en los puertos andaluces, mediante cruceros, o en ciudades con aeropuertos importantes, bien Málaga o Sevilla, motivan escapadas familiares de varios días de estancia en Córdoba».

Hasta mayo, el número de turistas han experimentado un aumento interanual del 5,5%

Similar percepción apunta Alejandro Navarro, presidente de Aehcor (Asociación de Empresarios de Hospedaje de Córdoba). «La localización de Córdoba es idónea para aquellos turistas del norte que van a la costa y nos ven como un lugar perfecto para hacer un parón». «Esperamos que este año continúe la tendencia alcista», dijo en alusión a la buena marcha de viajeros y pernoctaciones en lo que va de 2019: hasta mayo los turistas han crecido un 5,5%. Añadió que «podría» darse en verano esa subida del 2% de las pernoctaciones en verano calculada por la Junta, aunque «eso no se traduzca en un aumento de ingresos similares por nuestros precios por habitación».

Por su parte, Alberto Rosales, presidente de Apetece Córdoba, que agrupa a los profesionales del turismo de la ciudad, acredita que «la tendencia va cambiando porque son meses en los que nos visita otro tipo de clientes. De hecho, la estancia media, que en Córdoba es de un día y medio, está aumentando en un día, como mínimo. Las temperaturas nos están favoreciendo igualmente», comenta.

No es baladí el factor de las tarifas. «Los precios de las habitaciones de hotel son más bajas y la gente se aprovecha. Córdoba está ofreciendo un verano cultural y los turistas no vienen solo a ver monumentos. Nos visita más gente y duermen más, no están de paso en el tradicional circuito de Granada-Córdoba-Sevilla», asevera Rosales.

Hoteles

Confirman la evolución esperanzadora, incluso mejoran al alza de las previsiones de la Junta, algunos hoteles de Córdoba a los que ABC sondeó. «Las cifras las estamos mejorado en julio en el 2,5 por ciento, incluso el 3, respecto a 2018. El calor que no llega a los 42-43 grados no nos está perjudicando y también la bajada de casi un 50 por ciento en las tarifas. Las promociones del 10 por ciento para una habitación que cuesta 60 euros y se queda en 47-50 atraen a los turistas, que pagarían el doble en el mes de mayo», refrenda Rafael Ruiz, director de Hotel Alfaros.

De modo que el contraste entre temporada baja, estival, y alta en primavera se va difuminando. «Para nosotros es temporada baja en precios, porque se reducen casi un tercio, pero no en ocupación. En mayo tuvimos entre el 88 y el 90 por ciento, mientras que en julio estamos en el 70 por ciento y sube al 83 por ciento en agosto», explica Rafi Rolán, jefa de recepción de NH Córdoba Guadalquivir. Asimismo, Raúl Muñoz, director ejecutivo del Hotel Madinat, estima en un 2 por ciento la subida en las pernoctaciones y una mejora del 3,5 por ciento en ocupación.

Marta Muro, directora del Hotel Azahar, contempla una bajada del 15 por ciento en julio en comparación con los meses más fuertes del año, un dato que es apreciable, si bien no puede aportar la referencia del verano de 2018, ya que el establecimiento se inauguró en noviembre del pasado otoño. Destaca que dicha bajada se puede considerar un buen dato.