El alcalde, José María Bellido, conversa con el secretario, Valeriano Lavela, en el Pleno de ayer
El alcalde, José María Bellido, conversa con el secretario, Valeriano Lavela, en el Pleno de ayer - Rafael Carmona
Memoria Histórica

Un informe municipal avala la recuperación de Cruz Conde, Vallellano y Cañero

El secretario del Pleno de Córdoba confirma que los nombres no vulnerarían ninguna norma de memoria histórica

CórdobaActualizado:

El secretario del Pleno del Ayuntamiento de Córdoba, Valeriano Lavela, emitió ayer un informe oral acerca de las opciones legales para recuperar los nombres de las vías Cruz Conde, Vallellano y plaza de Cañero. Lavela es un funcionario de alto nivel y aunque sus decisiones no tienen rango de norma, el informe da vía libre a que el cogobierno de PP y C’s pueda llevar el cabo su intención de revertir el nombre de las calles, ahora rotuladas como Foro Romano, Avenida del Flamenco y plaza de los Derechos Humanos.

Con un matiz importante. Los nuevos nombres no pueden ser los mismos de antes, que se cambiaron en aplicación de una norma con rango de ley, la de Memoria Histórica aprobada por el Parlamento andaluz. Pero sí pueden ser muy parecidos, lo suficiente como para contentar a quienes se oponen a denigrar los nombres de Cruz Conde, Vallellano y Cañero.

«Se ajustaría a derecho», dijo el secretario, «la modificación de los actuales nombres de Foro Romano, Avenida del Flamenco y Plaza de los Derechos Humanos y en su lugar pudiese acordar la rotulación de las referidas vías urbanas con los nombres de calle Cruz Conde, Avenida Vallellano y Plaza de Cañero». Ninguno de esos nombres vulneraría, a juicio de Lavela, las normativas autonómica y estatal.

Sin nombres de pila

Pero tienen que ser exactamente así, sin los nombres de pila, que era como estaban rotuladas antes. Los términos José Cruz Conde, Conde de Vallellano y Antonio Cañero sí podrían infringir las diferentes leyes de memoria histórica, además del acuerdo de Pleno de febrero de 2018 en el que se aprobó el dictamen de la Comisión de la Memoria Histórica que incluía la eliminación de esos nombres del callejero.

El procedimiento a seguir a partir de ahora también aparece marcado en el informe del secretario. En primer lugar, debe producirse un dictamen del consejo rector de la Gerencia de Urbanismo, responsable del nomenclátor. El organismo aún no está constituido, y dependiendo de la distribución de los asientos el cogobierno podría tomar el acuerdo incluso sin contar con Vox y pese al previsible rechazo de las fuerzas de la izquierda. El siguiente paso sería la aprobación de los nuevos nombres en la junta de gobierno local, donde PP y C’s no necesitan a nadie más.

Esta fórmula para retomar los nombres «clásicos» de las tres ubicaciones fue propuesta por el alcalde, José María Bellido, y está avalada también por la consejera de Cultura, Patricia del Pozo. Sin embargo, tal propuesta solivianta a los partidos de izquierda y a los grupos memorialistas, que ven en ella un simple subterfugio para saltarse el espíritu de la ley. Ayer así quedó de manifiesto en el Pleno, tanto por parte de los portavoces de IU y PSOE -que llegaron a ningunear el papel del secretario- como por el representante del Foro por la Memoria de Córdoba, Luis Naranjo.