El candidato de Vox, antes de la entrevista
El candidato de Vox, antes de la entrevista - FOTOS: RAFAEL CARMONA
ENTREVISTA

José Ramírez, candidato de Vox al Congreso: «La gente se reencuentra con ideas que han sido ridiculizadas»

La defensa de los productores locales es prioritaria para la formación, que dice que los grandes proyectos tendrán que esperar

CÓRDOBAActualizado:

José Ramírez del Río es profesor de árabe en la Universidad de Córdoba y se involucró en el proyecto de Vox en 2014. No tiene «mochila» política y cuando se le pregunta por sus antecedentes, afirma que no ha estado presente en el tejido asociativo «politizado» de los movimientos vecinales pero sí en otros de corte cultural: es académico no numerario de la Real Academia de Córdoba y miembro del patronato de la Fundación Paradigma Córdoba.

Un arabista al frente de la candidatura de Vox en Córdoba. Como mínimo, llama la atención.

La gente tiene ideas preconcebidas sobre lo que es Vox que no tienen mucho que ver con la realidad. En Vox hay personas de origen árabe, hijos de inmigrantes... Hay gente de todo tipo.

¿No existe realmente ese discurso anti Islam con el que se les relaciona?

No. Lo que sí hay es una preocupación obvia por manifestaciones muy radicales del Islam político. Y una apuesta por una inmigración controlada y sostenible.

Llaman al «voto patriota». ¿Cómo se traduce eso para las provincias?

Depende de la provincia. En lugares donde se está marginando la enseñanza del español, defiende la educación igualitaria. En Córdoba hay otros problemas. En lo que más nos insiste la gente es en la poca atención que recibe el campo. Por ejemplo, las explotaciones de naranjas, tras grandes esfuerzos por modernizarse y adaptarse a la exigente normativa, se encuentran con que entra naranja de Sudáfrica sin ningún tipo de reacción por parte del Gobierno.

¿Qué proponen para solucionarlo?

El Gobierno español debe defender a los productores de aquí. Si este tipo de cultivo no es defendido, la cantidad de puestos de trabajo que se van a perder va a ser muy grande. Luego está el hecho de que, con los niveles de paro que tenemos, cueste tanto trabajo contratar en el campo. No hay que inventar la pólvora, basta con incentivar la contratación. Así frenamos el éxodo rural. Lo que pasa es que España tiene problemas graves que no se han atajado por atender constantemente a crisis urgentes.

«Con las arcas que vamos a heredar va a ser difícil emprender grandes proyectos»

Eso son políticas estatales. Pero a la hora de diseñar los presupuestos, ¿qué se puede esperar de Vox?

Con las arcas que vamos a heredar de Pedro Sánchez, me temo que los presupuestos serán austeros durante un tiempo, así que va a ser difícil poner en marcha grandes proyectos. A la gente hay que decirle la verdad. Y Vox se compromete a no mantener todos los años pequeñas asignaciones para proyectos que de momento no se pueden financiar. Un ejemplo es el desdoble de la N-432, que es importante, pero también es un proyecto muy caro. Nosotros no vamos a consignar pequeñas cantidades para pagar estudios de viabilidad y poder decir que se mantiene un proyecto que no se va a hacer porque necesita cientos de millones.

El martes, el CIS les negaba representación por Córdoba. Después, Santiago Abascal abarrotó el Palacio de Congresos...

El CIS no es referencia de nada. Las encuestas indican que hay más de un 40 por ciento de indecisos. Así que los datos no son fiables, y no lo digo yo, lo dice el propio Tezanos. Tras el mitin, estamos eufóricos. Abascal está desbordando salas allá donde va.

¿Está la derecha viviendo su 15-M?

Bueno, el 15-M, en origen, no era un movimiento de izquierdas. Se produjo una apropiación de ese movimiento por parte de grupos de izquierdas que en cierta manera lo desvirtuó. Muchas personas que de buena fe se acercaron al 15-M ahora se están viniendo con nosotros. Puede resultar extraño, pero a Vox está llegando gente que estuvo antes en Podemos, en IU y en el PSOE. Vienen porque las ideas que nosotros defendemos son compartidas por parte de la sociedad y sin embargo son ridiculizadas. En Vox se reencuentran con ellas.

«A Vox está llegando gente que estuvo antes en Podemos, en IU y en el PSOE»

¿Cuáles son esas ideas?

El propio hecho de ser cristiano. O los provida, que son definidos como grupos de frikis, cuando es gente maravillosa que se deja la piel para que las mujeres embarazadas puedan cuidar a sus hijos. Son prácticamente lo mejor que tenemos en la sociedad, y constantemente son machacados y ridiculizados. Eso demuestra que hay una gran cantidad personas que no están representadas políticamente en el país, en parte porque quienes se supone que debían representarles les han abandonado.

Uno de los mensajes en clave local que lanzó Abascal el martes tenía que ver con la Mezquita-Catedra l.

El debate sobre la Mezquita-Catedral ha sido tan absurdo que en unos años muchos de los que lo han protagonizado dirán que solo pasaban por allí. En una ciudad como Córdoba, en la que se destruyó un yacimiento importantísimo como Cercadilla para hacer las obras del AVE, más nos valdría quedarnos callados y no pedir la gestión pública de un monumento que está estupendamente gestionado y conservado.

El PP se autodefine como la única opción para echar a Pedro Sánchez.

Después de lo que pasó en las andaluzas, decir eso es faltar al sentido común. El PP nunca pudo sumar por sí solo más apoyos de los que sumaban PSOE e IU. Hay una gran diferencia con el PP: por ejemplo, nosotros estamos en contra de las autonomías y de la ley de violencia de género y ellos están a favor. Decirle a un votante de derechas que tiene que votar al PP es pedirle que compre el 70 por ciento del ideario del PSOE.