El gerente de Los Balanchares, Juan de Dios Serrano
El gerente de Los Balanchares, Juan de Dios Serrano
PROVINCIA

Juan de Dios Serrano, Feria del Queso de Zuheros: «La quesería artesanal es un pilar para la población rural»

El organizador de la muestra explica que «se celebra durante tres días pero sus efectos se prolongan todo el año»

CÓRDOBAActualizado:

El gerente de la quesería Los Balanchares ultima los preparativos de la gran cita de los amantes del queso, con miles de visitas durante los cuatros días que dura la Fiesta del Queso de Zuheros, que arranca este jueves.

¿La Feria del Queso nace para promocionar el queso de la localidad o el de toda la provincia?

En Zuheros hay una quesería, Los Balanchares, que lleva funcionando desde 1995, que es la que se encarga de organizar la muestra, pero luego, en la provincia, hay 14 queserías de producción artesanal, pequeñitas, pero que no dejan de hacer una gran labor. Obviamente, la feria sirve para promociar el queso de la provincia, ya que se trata de un gran escaparate donde participan queserías artesanales de todo el país y se ofrecen muestras de los quesos más importantes, que representan a casi todas las regiones de la geografía española. Esta promoción redunda en todos.

¿Qué supone para Zuheros la industria quesera?

Zuheros es una población muy pequeña, de 600 habitantes, donde la quesería da trabajo a unas veinte personas de forma directa, que recoge la leche de las tres o cuatro ganaderías de la zona para elaborar los quesos. El mundo del queso, por tanto, tiene una importancia vital para el desarrollo del municipio en función de sus habitantes, porque es el principal generador de empleo. Es el principal motor económico y prácticamente, aparte de la cooperativa olivarera, no hay otra industria más importante.

¿Cómo repercute la promoción del queso local y la feria que se organiza cada año en el día a día del municipio?

La muestra se celebra durante tres días pero sus efectos secundarios se prolongan todo el año. Ese es el fin principal de la Fiesta del Queso, el objetivo de la muestra que organizamos. Todos los restaurantes del municipio se aprovechan del reconocimiento del queso de Zuheros para tener en sus cartas platos elaborados con este producto. Los comercios, aunque son poquitos, venden durante todo el año quesos al turista que nos visita, que aparte de conocer nuestro pueblo por su belleza también acuden por el reclamo de sus quesos. Aparte de promocionar el consumo de este producto artesanal, la Fiesta del Queso también sirve para la promoción turística de nuestro municipio, nosotros conseguimos con esta fiesta que el municipio sea más conocido de lo que ya es y que los visitantes de cada edición estén durante todo el otoño recordando los sabores y la grata experiencia de la visita a Zuheros, lo que contribuye a que vuelvan más tarde a repetir la experiencia para disfrutar a fondo de todos sus encantos.

¿El mundo del queso ayuda a fijar la población en el mundo rural?

Por supuesto. Nuestra quesería es un ejemplo de ello, de cómo en un pueblo de 600 habitantes hace 24 años se creó una quesería que hoy día sigue dando trabajo a una parte importante de la población. La industria quesera artesanal es uno de los instrumentos que pueden manejar los pequeños municipios para su superviviencia. De hecho, la mayoría de queserías artesanales proceden del mundo rural y repiten el modelo de Zuheros.

¿La industria quesera está bien protegida para evitar casos de alertas sanitarias como la listeriosis, que pueden ser dañiños para el consumo y acabar con años y años de promoción?

Sí. La industria láctea es muy segura. Lo que ha ocurrido con la listeria en la industria cárnica es un tema muy puntual, un caso de entre las miles de industrias que hay en Andalucía en el sector cárnico. En las queserías andaluzas nunca ha habido un caso como este. Los controles que tiene el Gobierno andaluz son muy exigentes. Obviamente, a la Fiesta no acude ninguna quesería que no tenga todos sus permisos sanitarios en regla. Aunque se traten de pequeñas queserías artesanales tienen que cumplir con las mismas exigencias y los mismos controles que cualquier industria de gran tamaño.