El juez Juan Ramón Berdugo en una entrevista con ABC
El juez Juan Ramón Berdugo en una entrevista con ABC - ROLDÁN SERRANO
TRIBUNALES

El juez cordobés Juan Ramón Berdugo estará en el tribunal que juzgará el «procés» de Cataluña

Rrepresenta el ala conservadora como miembro de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM)

CÓRDOBA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El juez cordobés Juan Ramón Berdugo fomará parte del tribunal que juzgará el «procés» independentista en Cataluña a partir del próximo martes 12 de febrero. Siete magistrados de reconocida trayectoria conforman un tribunal que ha sido calificado en ámbitos jurídicos de «equilibrado» por representar en un mismo órgano práctica totalidad de sensibilidades en la carrera judicial.

Bergudo representa el ala conservadora como miembro de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), quien reparte justicia en la Sala Segunda del Supremo desde 2004. Es juez desde 1979 y antes de recalar en el alto tribunal ejerció en Aguilar de la Frontera (Córdoba), Vitoria, Ciudad Real y Córdoba capital.

Junto a él estarán los magistrados Antonio del Moral y Andrés Palomo del Arco, el también conservador moderado Andrés Martínez Arrieta y, a la izquierda de todos los anteriores, los progresistas Luciano Varela Castro y la única mujer del grupo, Ana María Ferrer, la primera en la historia que entró a formar parte de la Sala de lo Penal del alto tribunal.

La Sala que juzgará al exvicepresident de Cataluña Oriol Junqueras y otros 11 exmandatarios independentistas estará presidida por un moderado y fino jurista, Manuel Marchena, cuya labor al frente de la Sala que juzgará este trascendente caso es calificada de impecable por sus compañeros.

La presencia en esta causa de Marchena -que preside la Sala II (de lo Penal) del Tribunal Supremo y será además el ponente de la sentencia que se dicte sobre el «procés»- estuvo a punto de decaer el pasado mes de noviembre, cuando su nombre fue «filtrado» como el del próximo presidente el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que debía entonces renovarse como hombre de consenso entre el PP y el PSOE.